Tenerife

Los defectos de forma dejan sin la ayuda del Cabildo para libros a 800 escolares

Casi la mitad de los 199 centros escolares que solicitaron este tipo de becas a principios de curso lo hicieron fuera de plazo o sin baremar correctamente los méritos de sus alumnos, lo que ha acabado provocando que cada estudiante haya perdido entre 60 y 90 euros para material.

EL DÍA, S/C de Tenerife
30/may/02 12:03 PM
Edición impresa

Alrededor de 800 escolares de la Isla tendrán que renunciar definitivamente a obtener la ayuda que ofrecía el Cabildo de Tenerife para adquirir material escolar en el presente curso como consecuencia de que sus respectivos colegios cometieron defectos de forma en la tramitación de las solicitudes.

Los centros escolares a los que les ha sido denegada la ayuda suman 75 de los 199 que concurrieron a la convocatoria. Ello implica idéntico perjuicio para todos los alumnos incluidos en sus respectivas listas de solicitantes.

De los 124 a los que les fue concedida la ayuda, únicamente restan dos por cobrarla, aunque lo harán en los próximos días.

El Cabildo de Tenerife se ha venido apoyando en los colegios para facilitar los trámites de recogida de información y baremación de los alumnos con derecho a recibir este tipo de ayudas, con el fin de remitir luego a cada centro un único pago que deberá ser luego distribuido entre el alumnado.

Sin embargo, según explicó ayer a este periódico la consejera insular de Educación. María Josefa García, cada año se repiten los defectos de forma en las solicitudes. Entre ellos destaca especialmente el de presentar fuera de plazo la documentación requerida - que acapara la mitad de las solicitudes denegadas - y que conlleva, como el resto, la pérdida de toda posibilidad para obtener la ayuda.

Lamentablemente para los alumnos - en último término los principales interesados en que no haya fallos en los trámites - , el "despiste" de los colegios sobre el tiempo disponible para presentar las solicitudes, o la incorrecta baremación de los méritos de su alumnado, han provocado la pérdida de entre 60 y 90 euros a cada estudiante.

Incomunicación

Asimismo, los canales de comunicación entre la Administración Insular y los padres de alumnos parecen haber encontrado el obstáculo de los colegios, a juzgar por lo manifestado por una madre afectada esta misma semana a EL DÍA. Se quejaba de que "la lista de solicitantes sigue en el tablón de anuncios del colegio sin que nadie nos haya dicho cuándo vamos a recibir el dinero", sin saber que, como en el resto de los casos, la ayuda finalmente no llegará.

Mientras tanto, la consejera insular exculpa al Cabildo, atribuyendo a los centros escolares la responsabilidad de "hacernos llegar las solicitudes dentro del plazo de varios meses que solemos conceder. Si no es así, nadie puede culparnos de que no hacer efectivas una ayudas a las que dedicamos alrededor de 240 mil euros cada año".