Tenerife Norte
ELPIDIO H. TOSTE

La otra cueva del mencey Bencomo


1/jun/02 18:25 PM
Edición impresa

A RAÍZ DE UN ASUNTO de linderos entre La Orotava y Santa Úrsula, no sin cierta sorpresa por nuestra parte, nos hemos venido enterando a través de EL DÍA de que nuestro gran mencey Bencomo tuvo su cueva en la vecina villa de La Orotava:

Lo que sabíamos de siempre es que el mencey Bencomo habitó en esta zona de Los Realejos, según se desprende de una famosa data, de los primeros tiempos de la conquista, y de la que, en repetidas ocasiones, se hizo eco el historiador Don Guillermo Camacho y Pérez-Galdós, ya fallecido.

Pero, es más: nuestro Cabildo Insular, en fecha y documento que no tenemos ahora a la vista, dio a conocer públicamente todos aquellos lugares de interés histórico que debían o podían ser señalados con sus correspondientes placas para su reconocimiento. En dicha relación, Los Realejos aparecía con tres lugares a señalar: la iglesia de Santiago Apóstol, el lugar por donde se desriscó Bentor, y el lugar en que habitó el mencey Bencomo.

Ignoramos si ahora el Cabildo se ha manifestado en sentido contrario. Lo cierto es que a nosotros nos coge de sorpresa esta otra ubicación de la cueva del mencey de Taoro. ¿O es que tuvo más de una?, que no sería ilógico...

No queremos entrar, y no entramos, en polémicas propias de eruditos en estas cuestiones. Nada más lejos ni más opuesto a nuestra intención.

Sí nos gustaría, sin embargo, que nos fuera aclarada fehacientemente esta cuestión, que interesa a quienes vivimos en esta parte del valle, aunque también es verdad que nuestros administradores locales, poco o nulo caso han hecho de esta circunstancia histórica.

La plaza que lleva su nombre, a la entrada con más tráfico de la población, sigue con sus once luminarias apagadas, pero disimulada ahora su negrura con la luz de dos pobres focos, propios de un campo de fútbol también pobre. Eso sí: se brinda así la justa penumbra para que pueda ejercitarse el "nocturno e inocente entretenimiento" de niñatos y mayorcitos.

ELPIDIO H. TOSTE