Actualidad

El Gobierno aprueba la segunda rebaja del IRPF, que supone un ahorro medio del 11%

El titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, destacó, tras la sesión de trabajo del Consejo de Ministros, que los cambios introducidos en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas serán "especialmente incisivos para los salarios más bajos" y para las pensiones de menor cuantía.

EL DÍA, AGENCIAS, Tenerife/Madrid
1/jun/02 0:21 AM
Edición impresa

Esta "segunda bajada" fiscal propiciada por el Gobierno que preside José María Aznar es posible gracias al saneamiento de las cuentas públicas, que ha permitido alcanzar "el equilibrio presupuestario", explicó Montoro durante la conferencia de Prensa posterior al Consejo de Ministros.

El titular de Hacienda recordó que el nuevo impuesto reducirá del 48% al 45% el tipo máximo y del 18% al 15% el tipo mínimo del impuesto, y reducirá a cinco los seis tramos actuales de la tarifa, "un coste que será asumido plenamente por el Estado".

El apoyo a las familias y el fomento del empleo figuran entre los objetivos de esta reforma que, tal como la aprobó ayer el Ejecutivo con la incorporación de algunas sugerencias del Consejo Económico y Social (CES), según indicó el ministro, favorecerá especialmente a las trabajadoras y en más aún a las que tienen hijos menores de tres años, así como a los mayores y a los minusválidos y a quienes los cuiden.

Una de las novedades incorporadas en la reforma, tras recibir el visto bueno del CES, se refiere a la aplicación para todos los pensionistas del límite general para no declarar aunque exista más de un pagador.

Esta nueva rebaja fiscal supondrá un ahorro medio de un 11% para los contribuyentes que, sumado al de la reforma de la anterior legislatura, con este Gobierno, ascenderá a más de un 20%.

Para rentas de hasta 12.020 euros, el ahorro con el nuevo impuesto será del 38,14%; de 12.020 a 18.030 euros, del 18,41%; de 18.030 a 30.050, del 10,51%; y para rentas superiores a los 30.050 euros, del 6,39%.

"Beneficiará a todos"

A la bajada de tipos se añade el aumento de la renta no gravada. Se eleva la cuantía del familiar, que favorecerá a 4,7 millones de familias, y la del mínimo personal que se fija en 3.400 euros. Entre las novedades del nuevo IRPF, Montoro destacó la "paga" mensual que recibirán de Hacienda las mujeres que trabajen fuera del hogar y tengan hijos menores de tres años, y el aumento de las reducciones para las familias con hijos, las personas mayores y los minusválidos.

El ministro de Hacienda, que ilustró con varios ejemplos la reducción de la que se beneficiarán las familias, recordó que el nuevo IRPF supondrá un ahorro global de 3.600 millones de euros que se compensará con un crecimiento adicional de la economía de 0,5 puntos y 65 mil empleos generados directamente por la reforma.

Una familia, por ejemplo, con un hijo de siete años donde ambos cónyuges trabajan, con una renta anual de 27.812 euros, se ahorrará con el nuevo impuesto un 13%. Otra familia con dos hijos de un año y cinco, respectivamente, en la que trabajan tanto el padre como la madre con una renta anual de 31.812 euros pagando una hipoteca anual de 3.600 millones de euros, se ahorrará un 61%, añadió el ministro.

Montoro citó varios de los atributos del nuevo IRPF que, dijo, tendrá un carácter "general" porque "beneficiará a todos" y será "equilibrado, coherente, fiable, permanente y acumulable" propiciando la creación de empleo y reduciendo la llamada "brecha fiscal" de los salarios; y será asimismo "más eficiente", "equitativo", progresivo y simple en su gestión.

El Gobierno no se plantea con esta nueva bajada del IRPF subir los impuestos indirectos, que "ni siquiera se han actualizado", dijo el ministro de Hacienda en respuesta a preguntas de los periodistas. El nuevo IRPF también avanzará en "neutralidad" del ahorro preferentemente a largo plazo, recalcó el ministro, tras lamentar ciertas propuestas fiscales del PSOE como la de "tratar igual a las rentas de capital que a las del trabajo". En su opinión, de aplicarse esta propuesta se "modificarían por completo las reglas del juego del impuesto", lo que "tendría unas consecuencias sobre el sistema financiero español dramáticas en cuanto a movilidad de capitales".