Sucesos

Localizan 200 kilos de hachís enterrados en el Malpaís de Rasca, en Arona

Una llamada anónima alertó del hecho a una patrulla de la Guardia Civil del puesto de Playa de las Américas sobre la presencia de movimientos extraños de personas. Tras excavar la tierra se localizaron siete fardos más de 25 kilos de peso cada uno y perfectamente embalados.

EL DÍA, S/C de Tenerife
4/jun/02 9:39 AM
Edición impresa

Una patrulla de la Guardia Civil del puesto de Playa de las Américas localizó enterrados en una playa del paraje natural del "Malpaís de Rasca", en Arona, 200 kilos de hachís, gracias a una llamada anónima.

El hallazgo se produjo cuando los agentes fueron alertados de que había movimientos extraños de personas, sin concretar a que se refería el interlocutor.

Una patrulla de la Guardia Civil recorrió la zona y se percató que cercano a la playa había movimientos de tierra reciente. Excavando la arena se localizó un primer fardo y más profundamente fueron localizados otros siete. Una vez abiertos se comprobó que se trataba de hachís, en total 200 kilogramos.

Ayer por la mañana y con un perro antidroga se realizó una batida por la zona para comprobar que no existía más droga oculta en las inmediaciones. Cada uno de los fardos pesaba 25 kilogramos y estaban perfectamente embalados para evitar su deterioro. También se encontró el pico que presumiblemente se utilizó para realizar la oquedad donde fue enterrada la droga.

Este hallazgo fue puesto tanto en conocimiento del Grupo de Investigación Fiscal y Antidrogas (GIFA) de la 151 Comandancia, así como del equipo de Policía Judicial del mismo Cuerpo, quienes realizan las pesquisas tendentes a descubrir a los autores de este desembarco, ya que no se descarta que la mercancía fuese a ser distribuida entre consumidores de la Isla.

Esta zona ha sido uno de los lugares tradicionalmente escogidos por los narcotraficantes para proceder al desembarco de sus alijos, debido por un lado a lo tranquilo de la zona y a que es un paraje natural protegido.

Hace casi un año apareció varado en esa zona un yate y muy probablemente del mismo se desembarcó un alijo que no fue intervenido ni tampoco se pudo practicar detención alguna, debido a que el único tripulante huyó.