Canarias

El Parlamento exige al Gobierno el Plan Canario para la Inmigración

Aprobada por unanimidad una proposición no de ley del Grupo Popular cuyo objetivo, según su autor, es "precisar" cuáles son las competencias que en materia de inmigración tienen las administraciones públicas canarias y que, de forma inmediata, se concreten las medidas a adoptar.

EL DÍA, S/C de Tenerife
6/jun/02 16:27 PM
Edición impresa

El Parlamento de Canarias acordó ayer por unanimidad exigir al Gobierno Regional que apruebe, concrete y aplique de forma inmediata el Plan Canario para la Inmigración 2002-2004.

Gracias a una proposición no de ley del Grupo Popular, cuyo objetivo era, según dijo el diputado del PP Fernando Toribio, "analizar con precisión las competencias de las administraciones públicas canarias en materia de inmigración", la Cámara también reclamó al Ejecutivo que en un plazo prudencial presente en la Subcomisión Canarias-Estado de Inmigración "las medidas y acciones; líneas estratégicas; principios y criterios de actuación; objetivo general; destinatarios y mecanismos de coordinación; así como la ficha financiera del Plan Canario de Inmigración 2002-2004".

Antes de que se aprobara la iniciativa del PP, a la que se añadieron dos enmiendas formuladas por CC y el PSC, los socialistas culparon a populares y nacionalistas de la problemática situación de la inmigración irregular en el Archipiélago y de haber estado "mareando la perdiz" durante el último año y medio. A su juicio, las medidas que ayer aprobó el Parlamento "deberían haber llegado a la Cámara hace tiempo".

En este sentido, el diputado socialista Eustaquio Santana acusó al Gobierno Central y de Canarias de "haber perdido ya bastante tiempo en dimes y diretes en lugar de afrontar este grave problema".

Comisión interdepartamental

Entre las medidas que incluye la proposición no de ley aprobada ayer cabe destacar también que se insta al Ejecutivo Canario a coordinar de manera inmediata sus actuaciones en materia de inmigración e integración social de los inmigrantes y, para ello, cree una comisión interdepartamental de carácter permanente.

Asimismo, se le reclama que potencie la primera atención de los inmigrantes de los servicios sociales comunitarios, adecuando la oferta de información y orientación, así como la función preventiva de los mismos.

Además, se demanda al Ejecutivo Canario que cubra las necesidades primarias de los inmigrantes en situación de emergencia social, desarrollando la red de centros de primera acogida temporal y la creación de centros de estancia temporal para inmigrantes (CETI) en Gran Canaria y Tenerife.

A los catorce puntos recogidos en el texto de la proposición no de ley del Grupo Popular se añadieron tres más solicitados por los socialistas. En el primero de ellos se exige que "entre la Administración del Estado y la Canaria se garanticen los procedimientos efectivos de repatriación o regularización, según proceda legalmente en cada caso, facilitando la derivación a otros lugares de la Península en aquellos casos en que pueda producirse una concentración de estas personas en cualquier Isla, y en número mayor al que permita la capacidad de acogida en el Archipiélago".

El PSC también propuso, y fue aceptado por el resto de las formaciones, que "desde el Gobierno se fomente el principio de solidaridad interinsular, a fin de evitar en lo posible los pronunciamientos insolidarios de algunas autoridades que rechazan la construcción o habilitación de centros de acogida y, a su vez, favorecen, con su actitud insolidaria, el traslado de inmigrantes irregulares o ilegales de unas Islas a otras, sin tener en cuenta que éstas se encuentran al límite de su capacidad en sus centros de acogida o de internamiento".

Mesa de partidos

También, a iniciativa del Grupo Socialista, la Cámara acordó instar al Gobierno de Canarias a que "a la mayor brevedad posible convoque la mesa de partidos para abordar la situación de la inmigración en Canarias".

Esta última propuesta fue un compromiso que en su día asumió el presidente del Ejecutivo, Román Rodríguez, y que nunca se ha llegado a hacer realidad.