Actualidad

El Parlamento aprueba la ley turística de las Islas Occidentales

El PSC y el Grupo Mixto mostraron su descontento por el rechazo de gran parte de sus enmiendas. Ambos se opusieron a que se permita construir en paisajes protegidos y criticaron la falta de incentivos y de acciones formativas aparejadas al impulso turístico en el ámbito agrícola.

7/jun/02 0:35 AM
Edición impresa
REGULACIÓN
Tipologías y ubicación

El objetivo de la nueva ley de ordenación territorial de la actividad turística en las islas de El Hierro, La Gomera y La Palma es permitir un modelo turístico sustentado en el paisaje como recurso y alternativo al de la urbanización en el litoral. Asimismo, se pretende revitalizar el mundo rural con una actividad turística que repercuta en una mejora de los recursos naturales, de las explotaciones agrícolas y de los elementos patrimoniales y de cultura local. Los planes insulares de ordenación, así como los planes territoriales especiales serán los encargados de fijar las zonas de actuación y la dimensión de las mismas.

La ley establece dos tipologías de establecimientos turísticos en suelo rústico, uno de pequeñas dimensiones, hasta 40 plazas, y otro de dimensión media, hasta las 200 plazas. Si en un principio y, atendiendo a criterios de calidad, esta última tipología se limitaba a instalaciones hoteleras de categoría mínima de cuatro estrellas, el nuevo texto deja la modalidad al criterio de los PIO. Las instalaciones de pequeña dimensión requerirán de calificación territorial y las de tamaño medio de proyectos de actuación territorial.

Todos los establecimientos turísticos podrán implantarse en asentamientos rurales y agrícolas que expresamente establezca el planeamiento. También podrán desarrollarse en suelo rústico de protección agraria y forestal, y de protección territorial, en compatibilidad con los valores en presencia. En las mismas condiciones, y con carácter excepcional, se podrán localizar en suelos de protección paisajística y de protección cultural.

EL DÍA, S/C de Tenerife

El Parlamento Canario aprobó ayer el proyecto de ley sobre medidas de ordenación territorial de la actividad turística en las islas de El Hierro, La Gomera y La Palma, que permitirá la construcción de instalaciones turísticas hasta un máximo de 200 plazas sobre suelo rústico y, con carácter excepcional, sobre paisajes protegidos.

El proyecto de ley, presentado como informe de ponencia, se aprobó con los votos favorables de los grupos de CC y PP y la oposición o abstención del Partido Socialista Canario en cuatro de sus nueve artículos, así como el voto en contra del Grupo Mixto al artículo 7.

Durante el debate de las enmiendas parciales, donde sólo se admitió una del Grupo Mixto y otra transacional, se puso en evidencia la oposición de los grupos Socialista y Mixto a la edificación turística, con carácter excepcional, sobre suelos de protección paisajística.

El diputado del PSC José Francisco Armas acusó a PP y CC de haber generado "expectativas falsas" con esta ley, con la que "se entra a saco en todo tipo de suelo".

Armas denunció que el articulado de la ley traiciona a la exposición de motivos, porque "resultará imposible aumentar las rentas de los agricultores si se impiden los incentivos económicos y la formación".

Asimismo, mostró su descontento con la tramitación de la ley, donde, a su entender, CC y PP ha mantenido una "posición intransigente" y ha aplicado el "rodillo total" contra unas enmiendas "lógicas". Recordó que, en total, CC y PP sólo admitieron 5 de las 30 enmiendas presentadas por el Grupo Socialista.

Calificó la acción de una "posición insolidaria" con las islas de La Gomera y El Hierro y afirmó sentirse satisfecho por saber que el Plan Insular de Ordenación de esta ultima isla no se adaptará a la ley.

Belén Allende, del Grupo Mixto, consideró positivamente la filosofía de la ley, pero subrayó que sólo se regula la política turística y se "escaquea" de impulsar un desarrollo armónico con políticas agrarias. Resaltó que, si se pretende subsanar la coyuntura económica de La Palma, sería necesario contemplar en la ley acciones de formación o programas de desarrollo agrícola.

Por su parte, el diputado de CC Juan Ramón Hernández acusó al PSC de desconocer la ley y Carlos Cabrera, del PP, indicó que la ley es sólo el primer paso para que cada isla se haga su traje a medida. En este sentido, subrayó que La Palma necesita del impulso turístico para su desarrollo económico.