Jornada Deportiva

RUMBO a los octavos


7/jun/02 14:36 PM
Edición impresa

EFE, Jeonju (Corea del Sur)

España y Paraguay librarán en Jeonju una batalla sin cuartel en busca del pase a octavos de final del Mundial con el recuerdo del único precedente entre ambos equipos, el 24 de junio de 1998, cuando empataron a cero en Saint Etienne en Francia 98. Las dos selecciones se esperan con ganas. Paraguay quiere demostrar que las tablas en la competición francesa no fueron producto de la casualidad y su objetivo es amargar de nuevo la existencia al equipo español y de paso dar un paso decisivo para la siguiente fase.

Los jugadores españoles, aunque no lo confiesen abiertamente, están hartos de las "bravatas" lanzadas por José Luis Chilavert, a pesar de que el portero paraguayo "mató al mensajero" y desmintió el día antes del partido sus declaraciones.

Para España, la victoria es vital. Los tres puntos le darían la clasificación matemática parta octavos, taparían la boca a Chilavert y vengarían la afrenta de Francia 98, cuando los paraguayos le dejaron con pie y medio fuera del Mundial y certificaron uno de los mayores fracasos de la historia de nuestra selección nacional.

Cuatro años después la situación es diferente. El equipo de José Antonio Camacho vive muy confiado en sus posibilidades tras el éxito ante Eslovenia. El técnico no tiene motivos para introducir cambio alguno en el "once" inicial y lo más probable es que repita el que dispuso ante Eslovenia, aunque existe la posibilidad de que Fernando Morientes entre en el once titular en el sitio de Diego Tristán tras lo visto en los últimos ensayos.

Paraguay también le tiene muchas ganas a España, por lo que el envite reúne todos los ingredientes que aseguran emoción.

Cesare Maldini, el técnico italiano de la albirroja, respeta a España, de quien le preocupa más el bloque que las individualidades, pero ha afirmado que su equipo está "en condiciones de ganar".