Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Las lluvias se trasladan hoy a Canarias y los avisos se reducirán a La Palma y A Coruña leer

El callejón del Peligro, en la parte trasera del Casino


9/jun/02 0:42 AM
Edición impresa

La calle del Peligro, así como la del Tigre, de la Amargura, Callao de Lima o la calle de la Palma tomaron su nombre por algún acontecimiento relevante en el momento en el que se configuró la Ciudad, pese a que en la actualidad no se conoce cuál definió cada uno de estos nombres.

Alejandro Cioranescu explica en su obra "Historia de Santa Cruz" que antiguamente las calles no tenían nombres propios y, cuando hacía falta determinar la ubicación exacta de un solar, por ejemplo, en los documentos de compra - venta, se acostumbraba a hace mención del nombre de alguno de los vecinos más conocidos, de algún accidente del terreno, así como de alguna especialidad que se llevara a cabo en la misma o de la orientación de la calle.

No obstante, en la actualidad ignoramos qué fue el determinante para la denominación de las calles citadas anteriormente, aunque es de suponer que en la calle de la Palma existiera en un principio una gran palmera.

Así, pese a que el callejón del Peligro luego se convirtió en calle, se conoce con este nombre desde el siglo XVIII. En la actualidad es un tramo peatonal, en la parte trasera del Casino, que une la plaza de la Candelaria con Bethencourt Alfonso (San José).

En 1833 se ideó la construcción de una sala para los espectáculos teatrales, que se llamaría "Isabel II", en un solar que era propiedad del comandante de Marina, Joaquín de Villalba, que es el mismo que ocupa ahora el Casino de la Capital, en la plaza de la Candelaria y el callejón del Peligro.

Confiado en las promesas de ayudas por parte del Gobierno de Madrid, el Ayuntamiento inició las obras del teatro y recaudó fondos de los vecinos. Como no llegaron las subvenciones se abandonó el proyecto. Los cimientos edificados sirvieron para la casa que más tarde fue el Casino.