Sucesos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La CE avisa a España por el riesgo de que no cumpla con el ajuste requerido leer

Dos policías locales de La Laguna heridos tras ser atacados por unos 20 jóvenes

Los agentes se encontraban en un dispositivo de control de seguridad ciudadana en el barrio de El Rocío, en La Cuesta, y tuvieron que efectuar un disparo intimidatorio al aire, después de que un grupo arremetiera contra ellos lanzando vasos, piedras y otros objetos contundentes.

EL DÍA, S/C de Tenerife
9/jun/02 9:39 AM
Edición impresa

Un agente de la Policía Local de La Laguna que se encontraba en un control en el barrio de El Rocío, en la zona de La Cuesta, se vio obligado a efectuar un disparo intimidatorio al aire, tras ser rodeado por un grupo de jóvenes que arremetieron contra el mismo con objetos contundentes, piedras y vasos, ocasionando graves desperfectos en cuatro coches radiopatrullas y lesiones a dos agentes, que requirieron de asistencia sanitaria. El operativo se saldó con uno de los alborotadores detenido.

Los hechos tuvieron lugar a las 01:00 horas de ayer, cuando los agentes efectuaban un control de seguridad en la calle Hernández Amador e inmediaciones, cuando intentaron con motivo de la misión encomendada en aquella zona identificar a un grupo de personas. En ese momento, J.F.L.P., de 25 años de edad, detenido como presunto autor de un delito de atentado a agentes de la autoridad, intentó filmar con una cámara de vídeo a aquellas personas con las que intervenía, lo que motivó que los policías le pidieran que depusiera su actitud, ya que con ello podía incurrir en la vulneración de derechos fundamentales. El precitado, lejos de colaborar con los agentes locales, increpó a los demás entorpeciendo la acción policial, originándose una fuerte alteración del orden público, momento en que los jóvenes allí congregados lanzaron toda clase de objetos contundentes a los policías. Ante la peligrosidad ocasionada para la seguridad de los vecinos de la zona y la integridad física de los agentes, uno de ellos se vio en la obligación de efectuar un disparo intimidatorio al aire utilizando su arma reglamentaria, aunque los agresores no obedecieron y lejos de deponer su actitud se congregaron en gran número en la calle.