Actualidad

Rivero pide disciplina

El II Congreso de CC aprobó por unanimidad el informe de gestión de su presidente, quien, salvo sorpresas, repetirá al frente de la nueva Ejecutiva que se elegirá hoy.

CARLOS VEGA, Las Palmas
9/jun/02 0:40 AM
Edición impresa

(Enviado especial) El presidente de Coalición Canaria (CC), Paulino Rivero, exigió ayer a los diferentes partidos que integran la formación nacionalista mantener la disciplina y el orden de la organización. Rivero presentó su candidatura para repetir al frente de la coalición, tras recibir su gestión el apoyo unánime de los 1.060 delegados reunidos en el II Congreso Nacional de CC, cuya primera jornada se celebró ayer en Las Palmas, y que concluirá hoy con la elección de la Ejecutiva de esta formación, de la que saldrá el candidato nacionalista de cara a las elecciones autonómicas del próximo año.

El presidente de CC manifestó, en rueda de Prensa, que la decisión de volverse a presentar la adoptó tras comprobar que los máximos representantes de los partidos no censuraron la última parte de su intervención, en la que solicitaba el final de "las filtraciones desde los entornos de dirigentes de la formación", que sólo buscan generar "presiones internas y malestar" entre las diferentes fuerzas políticas nacionalistas.

Paulino Rivero afirmó que la disciplina es la única forma de "mejorar" y de "evitar contradicciones" existentes aún el seno de la coalición.

En la presentación de su informe de gestión, que se prolongó casi dos horas, realizó un llamamiento a la unidad política, y advirtió a los diferentes sectores de CC de que la única vía es respetar la decisión de la mayoría, porque "si desean adoptar la alternativa de poner a la organización contra las cuerdas, se deben dar por excluidos".

Abogó por lograr el equilibrio en aras de un partido unitario, por lo que comentó que es necesario poner por encima de las individualidades y las "peleítas" el interés general.

Rivero sólo dedicó el final de su discurso a la autocrítica. El resto de su intervención estuvo centrada en resaltar los logros alcanzados por Coalición Canaria desde su creación en 1993. Afirmó que "los mayores éxitos de la Comunidad Autónoma se sitúan a finales del siglo pasado" y que los ciudadanos son conscientes de que CC no se trata de un "chiringuito", pues ha recibido el respaldo de 350 mil canarios.

El presidente de CC destacó que el principal objetivo de su formación es servir de "instrumento para resolver los problemas de los canarios, por encima de los intereses territoriales y particulares".

Entre los logros alcanzados, destacó el Estatuto Permanente en la UE; el reconocimiento de las especificidades canarias en la legislación europea y nacional; una financiación autonómica y sanitaria ventajosas, así como la negociación del Plan Integral de Empleo para Canarias.

Rivero reconoció que es difícil la cohesión de los intereses canarios. No obstante, expuso que se ha finiquitado el denominado pleito insular, de lo que - señaló - quedó constancia al no mencionarse en el último debate sobre el estado de la nacionalidad.

El presidente de CC se remontó a los anteriores gobiernos socialistas, para recriminar al PSOE que "Canarias estuvo 13 años maltratada".

Casos de corrupción

Paulino Rivero acusó al Partido Socialista de iniciar una campaña de desprestigio contra CC a través de la generalización de la corrupción, que calificó de "injusta", pues aseguró que nadie de su formación "ha metido la mano donde no se puede", mientras que "ellos (PSOE) tienen militantes pagando en la cárcel".

El presidente de CC indicó que con estas campañas se ha deteriorado la imagen de personas y de sus familias y anunció que, aunque no tienen la constancia, sí tienen la intuición de a qué puede responder esta política de desprestigio.

"Icfem, Tindaya, Aeromédica o Jinámar", matizó, son un intento de generalizar la corrupción "convenientemente amplificada" también a ámbitos locales, como es el caso de la moción de censura de San Bartolomé de Tirajana. Rivero explicó que la campaña de desprestigio se inició a raíz de que CC empezase a gobernar en solitario en el Archipiélago, tras cesar al consejero del PP Guillermo Guigou, porque el PSC vio "la miel en sus labios", pero no la llegó a probar, y tuvo su culminación en la moción de censura al presidente del Gobierno, Román Rodríguez.

El presidente de CC también dedicó una parte de su intervención a desglosar los beneficios obtenidos de los pactos tanto a nivel nacional como autonómico con el Partido Popular y consideró que la obtención de mayoría absoluta por el PP, en los últimos comicios, "ha resultado espléndido para CC". Asimismo, elogió la labor del portavoz de CC en el Congreso de los Diputados, José Carlos Mauricio, en la consecución de las mejores condiciones para Canarias de los acuerdos adoptados con Madrid.

En su discurso, Rivero tuvo una mención especial para dos canarios ilustres, Manuel Padorno y Camilo Sánchez, a los que consideró como la simbiosis de la honradez, el trabajo, la solidaridad y la universalidad; adjetivos que confió se puedan aplicar también al nuevo nacionalismo canario.

CC culminará hoy su II Congreso Nacional con la definición de nuevos órganos directivos que tendrán el respaldo de todos sus miembros, ya que, tras las diferencias sobre su composición, se espera lograr una fórmula que satisfaga al 50 por ciento las aspiraciones de todos, así lo vaticinó Paulino Rivero. El presidente de los nacionalistas insistió en que confía en obtener hoy un respaldo a la lista que presentará para acompañarlo al frente de la nueva etapa de la coalición "bastante mayoritario", y quiso dejar claro que, aunque podrá satisfacer más a unos sectores que a otros, en el resultado final del congreso "no habrá vencedores ni vencidos".