Tenerife

Melchior teme que Interior pretenda derivar mil inmigrantes a "Tenerife I"

El presidente del Cabildo considera que los planes del Ministerio podrían acabar generando que la Isla tenga que asumir cinco veces más indocumentados retenidos en diferentes dependencias que los que establecieron en su día las administraciones canarias y el Estado.

EL DÍA, S/C de Tenerife
13/jun/02 12:03 PM
Edición impresa

Al presidente del Cabildo de Tenerife, Ricardo Melchior, no le salen las cuentas sobre los planes que tiene el Estado para reconvertir la prisión Tenerife I como centro de retención de inmigrantes ilegales.

Por sus manifestaciones de ayer, el dirigente de la Corporación Insular alberga muchas dudas de que tras la decisión del Estado se esconda en realidad su intención de multiplicar por cinco el número de inmigrantes ilegales que acogerá Tenerife y, de paso, ahorrarse la construcción de nuevos centros en el resto de las Islas.

Según expuso Melchior, el Gobierno Central y las administraciones canarias negociaron en su día un cupo máximo de 1.500 inmigrantes ilegales para el Archipiélago, de los cuales alrededor de 800 deberían tener asegurada una plaza en un centro de retención durante los cuarenta días establecidos por la legislación.

El resto del cupo lo forman aquellos que, habiendo superado dicho límite de retención, podrían circular libremente por las calles en espera de ser devueltos a sus países de origen o de regularizar su situación en España.

En función de ese acuerdo, según el presidente del Cabildo, a Tenerife le correspondería atender a un máximo de 250 inmigrantes en uno o varios centros de retención que debían abrirse, pero sin superar en ningún caso esa cifra, derivando a otros lugares del país una hipotética masificación de los mismos.

De ahí que Ricardo Melchior no entienda en absoluto que el Ministerio de Interior quiera reformar para ese fin un edificio capaz de albergar a más de mil personas.

"Si por un lado te dicen que tu cuota de solidaridad para paliar este problema está en acoger 200 personas y, por otro, tratan de hacer un centro en la Isla con capacidad para 1.000 o 1.200, una de dos: o pretenden que acoja más inmigrantes de los que dicen o el edificio será infrautilizado".

"No hay riesgo cero"

Aunque las palabras del presidente son de por sí bastante elocuentes, más claro fue aún cuando afirmó que "si la cuota de solidaridad de toda Canarias es de 1.500 inmigrantes, posiblemente el centro previsto para Tenerife podría asumirla en su totalidad, y eso es algo que deberían apuntar algunos que nos acusan de insolidarios".

Ricardo Melchior insistió en detallar sus temores como presidente del Cabildo diciendo que "el riesgo de que Tenerife haya de asumir todo el cupo asignado al Archipiélago no es cero", incidiendo así en las dudas sobre que el Ministerio de Interior deje plazas sin ocupar en "Tenerife I" en el futuro si la situación se desborda en otros centros.

:INFORMACIÓN EN PÁG. 28