Vivir

El HUC atiende a unos 30 niños al día con patologías psiquiátricas o trastornos sociales

Los dos especialistas del Área de Psiquiatría Infanto - Juvenil del centro sanitario, de referencia para toda la provincia, reclaman la puesta en marcha de un plan que coordine la asistencia a los menores con estas enfermedades para poder ofrecerles un servicio integral.

EL DíA, S/C de Tenerife
14/jun/02 0:55 AM
Edición impresa

Unos treinta niños y adolescentes son atendidos diariamente en el Área de Psiquiatría Infanto - Juvenil del Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario de Canarias (HUC), de los que entre uno y dos son nuevos pacientes, informaron a EL DÍA los especialistas Francisco Sánchez y Óscar Herreros, que reclamaron la puesta en marcha de un plan que regule la asistencia a los menores con estas patologías en Canarias.

Precisamente la carencia de planificación es la causa de este elevado número de menores que precisan valoración o tratamiento psiquiátrico en el "Universitario", debido a que las unidades de salud mental sólo asumen las patologías infanto - juveniles que no requieren asistencia especializada.

Pese a esto, la provincia arroja "una alta incidencia de trastornos y de demandas", señaló Francisco Sánchez, que recordó que el HUC es el centro de referencia para toda la población de cero a dieciocho años de las cuatro islas occidentales.

En este sentido, Sánchez distinguió "los pacientes con psico - patologías de aquellos que demandan asistencia pero competen a otras instituciones al presentar problemas sociales o educativos, lo que no se corresponde con nuestra área de conocimiento". No obstante, aseguró "todos estos casos se valoran y se remiten".

Más problemas

Los psiquiatras recalcaron que "si se hiciera una criba inicial quizá el número de pacientes que precisarían atención clínica en el Universitario sería menor", a lo que Óscar Herreros añadió que en las unidades de salud mental "hay psiquiatras generales sin formación específica en psiquiatría infanto - juvenil, por lo que quizá no sea tampoco el lugar más adecuado". Por esta circunstancia, dijo "no queda otro remedio que enviarlos al hospital".

Indicaron que "han aumentado" tanto los niños y jóvenes con enfermedades específicas de la psiquiatría, como la hiperactividad y la ansiedad, como los que sufren trastornos por haber sufrido malos tratos, abusos sexuales o conflictos familiares por la separación o divorcio de los progenitores, citaron, circunstancias que Francisco Sánchez englobó en el epígrafe de "factores psico - sociales", en el que también situó a los niños onco - hematológicos.

Matizaron que "lo que sucede es que ahora la sociedad es más transparente y se denuncian más los malos tratos y los abusos sexuales porque lo cierto es que han existido siempre".