Actualidad

Los protagonistas de la Transición celebran el éxito de la democracia

Los ex presidentes del Gobierno y del Congreso se dieron cita ayer para conmemorar el XXV aniversario de las primeras elecciones democráticas. El acto tuvo un recuerdo para los ausentes, especialmente para aquellos que no estaban por haber sido víctimas del terrorismo etarra.

EFE, Madrid
15/jun/02 0:56 AM
Edición impresa

Los principales protagonistas del último cuarto de siglo en la vida política española se dieron ayer cita en el Congreso para conmemorar el XXV aniversario de las primeras elecciones democráticas y coincidir en el balance exitoso de este período histórico.

El presidente del Gobierno, José María Aznar, y sus predecesores Felipe González, Leopoldo Calvo Sotelo y Adolfo Suárez se dieron cita en el Congreso, en el que se habían congregado, apretados en los escaños, diputados de esta Legislatura y de la Constituyente, la que surgió de las elecciones del 15 de junio de 1977.

El recuerdo a los ausentes, especialmente a quienes lo estaban por haber sido víctimas del terrorismo, fue inevitable y las referencias de varios de los oradores hicieron que el socialista Ernest Lluch pusiera nombre a todos ellos.

Los seis presidentes del Congreso de la democracia Fernando Alvarez de Miranda, Landelino Lavilla, Gregorio Peces Barba, Félix Pons, Federico Trillo y Luisa Fernanda Rudi, intervinieron en la sesión solemne y coincidieron en señalar el terrorismo como la asignatura pendiente de la democracia española y consideraron indisociable el futuro de España del proyecto europeo.

El presidente del Gobierno, José María Aznar, dijo a los periodistas que todos los españoles tienen motivos para estar orgullosos por lo conseguido en los últimos veinticinco años y dijo que las elecciones de 1977 "marcaron un hito en el camino de la España próspera, moderna y abierta al mundo que hoy conocemos".

Con ese diagnóstico coincidió su antecesor, Felipe González, quien afirmó que éstos han sido "los mejores 25 años" de la historia de España "desde Carlos III para acá", aunque Leopoldo Calvo Sotelo recordó que al principio de esta etapa "nadie pensaba que iba a haber tanto éxito en la transición".

El primero de los cuatro presidentes del Gobierno de este cuarto de siglo, Adolfo Suárez, aseguró que la Transición "ha consolidado a España como uno de los más prestigiados del mundo entero" y consideró que la situación política actual es "bastante buena", ya que el Gobierno "funciona muy bien" y la oposición "hace sus labores".

También los actuales dirigentes políticos hicieron balance y, así, el secretario general del PP, Javier Arenas, aseguró ayer que en los últimos 25 años España ha dado "pasos de gigante" y que, desde los tiempos del inicio de la democracia, "sólo queda una amenaza, la del terrorismo, como asignatura pendiente".

Asignaturas pendientes

El secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, coincidió en que este cuarto de siglo ha sido el mejor de la historia contemporánea de España y agradeció la contribución para ello de todos los españoles y, en concreto, de los líderes políticos de la transición.

También el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, hizo un balance positivo y consideró el XXV aniversario de las elecciones de 1977 como "la celebración de la democracia española", pero recordó que quedan "cuestiones pendientes" entre las que destacó el escaso desarrollo de los derechos sociales y el terrorismo.

El presidente del Tribunal Constitucional, Manuel Jiménez de Parga, presente en el Congreso se convirtió en uno de los protagonistas indirectos del acto, ya que sus declaraciones del jueves en las que criticó al Parlamento por estar "fuera del tiempo" suscitaron reacciones por parte de numerosos dirigentes políticos.

El propio Jiménez de Parga precisó que esa afirmación se refería a la necesidad de adaptar el funcionamiento parlamentario a la nueva sociedad y capacidades tecnológicas del siglo XXI.

Los actos conmemorativos se completaron con la inauguración de una exposición fotográfica.