Sucesos
LO ÚLTIMO:
Muere una mujer apuñalada por su pareja en Maracena (Granada) leer

Garzón ordena el ingreso en prisión de Cashman y de cuatro mafiosos más

El juez ha dejado asimismo en libertad bajo fianza a otros tres detenidos el pasado 13 de junio en Tenerife por su supuesta integración en la organización de Palmer - Nel Campell Lockie, Kelth Peter Davies y Paul John Murray - , mientras que otros dos arrestados fueron liberados.

EFE, Madrid
18/jun/02 9:40 AM
Edición impresa

El juez Baltasar Garzón ha ordenado el ingreso en prisión de Richard Anthony Cashman, presunto responsable en Canarias de la organización criminal que dirige el británico John Edward Palmer, encarcelado en su país por fraude y estafa a turistas, y de otros cuatro supuestos integrantes de esta red.

Así, además de Cashman, han ingresado en prisión por orden del magistrado de la Audiencia Nacional Dean Lawrence Wells, Jacoba Klazina Visscher, Darren John Morris, sobrino de Palmer, y Jorge Maximiliano Gallart.

Según señala Garzón en el auto de prisión, la organización que supuestamente continúa dirigiendo Palmer desde la cárcel con la colaboración de su socio Richard Anthony Cashman se dedica principalmente a la venta fraudulenta de productos turísticos como los llamados "holiday packs" (paquetes de vacaciones), "cash - back", "time sharing" (multipropiedad) y "telemarketing" (reventa).

Extranjeros afectados

Los afectados por este tipo de estafa son en su mayoría extranjeros que son engañados durante su estancia en Tenerife, lo que provoca indefensión a los perjudicados porque, cuando se percatan del engaño, "tienen graves dificultades para denunciar los hechos desde sus países de origen", destaca el juez al indicar que la organización se aprovecha precisamente de esta situación.

El juez también imputa a los miembros de esta organización - que opera en Canarias, Costa del Sol, Gran Bretaña y paraísos fiscales como Madeira, Gibraltar o Isla de Man - , delitos de violencia y extorsión organizada, blanqueo de capitales, corrupción de funcionarios, falsificación de documentos y tráfico de estupefacientes, entre otros.

Respecto al blanqueo de capitales, Garzón asegura que la organización desvía un elevado porcentaje de los beneficios que obtiene por medio de la estafa a turistas "a cuentas que ésta posee en paraísos fiscales" para evitar el control de Hacienda.

La organización de Palmer, dispone también, según el juez, de sus propias compañías de seguridad, cuyos servicios obliga a contratar a todo tipo de empresas y negocios, mediante extorsiones y amenazas.