Internacional

20 muertos en atentado suicida en un autobús en Jerusalén

El autor del atentado, Muhammad al-Gul, de 22 años, activó los explosivos cuando el vehículo iba lleno de viajeros, la mayoría estudiantes. Se investiga cómo llegó a la ciudad.

COLPISA, Jerusalén
19/jun/02 1:07 AM
Edición impresa

En uno de los atentados más sangrientos que han cometido los fundamentalistas, un suicida palestino explosionó ayer una bomba en el interior de un autobús en Jerusalén causando la muerte a 19 israelíes, entre los que hay varios estudiantes.

El atentado tuvo lugar justo antes de las ocho de la mañana, cuando estudiantes y funcionarios se dirigían a los colegios y los ministerios. El autobús, de la línea 32-A, había salido de la colonia judía de Guilo, que está en la zona ocupada de Jerusalén.

El suicida activó la bomba destruyendo el autobús. A esa hora las calles aparecían llenas de coches, de manera que la gente que estaba cerca fue la primera que auxilió a los heridos.

El autobús iba lleno de viajeros y algunos de ellos fueron despedidos al exterior a través de las ventanillas por la potencia de la explosión. El conductor permaneció muerto en su asiento con las manos al volante. El techo y las paredes del vehículo quedaron completamente destrozados.

Poco después llegaron los primeros sanitarios que evacuaron a una cincuentena de heridos y alinearon en la acera los cadáveres que iban extrayendo. También plantaron una tienda en la que iban recogiendo los miembros amputados de las víctimas para su identificación.

El de ayer fue el atentado suicida número 69 que se comete en los 21 meses que han transcurrido desde que se inició la intifada y se lo atribuyó Hamas. Su autor, Muhammad al-Gul, de 22 años, era originario del campo de refugiados de Al-Faraa y cursaba estudios islámicos en la Universidad de Naplusa, en Cisjordania.

La Policía está investigando cómo consiguió llegar hasta Jerusalén. Aparentemente subió al autobús en la última parada anterior al atentado. Una hipótesis sostiene que llegó hasta allí caminando desde Belén o desde algún pueblo árabe cercano a Jerusalén.

Este atentado es el más grave que padece Jerusalén desde la primavera de 1996, cuando un atentado similar contra otro autobús se cobró la vida de 26 personas.