Internacional

Inmigración y apertura al Este dominarán la cumbre de Sevilla

Aznar plantea esta última reunión del semestre español como una ocasión histórica para que la UE dé el paso definitivo en estos campos.

EFE, Sevilla
21/jun/02 1:10 AM
Edición impresa

Los líderes de la UE comienzan hoy en Sevilla una cumbre semestral en la que se proponen endurecer su lucha contra la inmigración ilegal y abrir la recta final de la ampliación de la Unión hacia el Este.

El presidente de turno del Consejo Europeo, José María Aznar, ha planteado esta última cumbre del semestre español como una oportunidad histórica para que la UE dé el paso definitivo hacia una verdadera política común de inmigración y asilo.

Todas las encuestas revelan la inquietud creciente de los europeos ante el fenómeno de la inmigración clandestina en un espacio sin fronteras interiores, y la conmoción que ha causado en los gobiernos centristas y liberales el éxito electoral reciente de movimientos políticos xenófobos en países como Francia, Holanda, Austria o Dinamarca.

Los Quince acuden a Sevilla con acuerdos prácticamente cerrados sobre cómo poner freno a la entrada de "sin papeles" y sobre un plan de control coordinado de las fronteras exteriores, pero discrepan a propósito de la idea de sancionar a los países pobres que no cooperen con la UE en la gestión de los flujos migratorios.

Condiciones

Francia, Suecia y Luxemburgo se oponen a que se condicione de manera explícita la ayuda a los países en vías de desarrollo al cumplimiento por parte de ellos de una nueva cláusula en materia de control de la emigración ilegal hacia la UE.

La presidencia española trabaja en una nueva redacción de compromiso que permita superar las dificultades "semánticas", según las calificó el ministro de Exteriores, Josep Piqué, planteadas por esas tres delegaciones, las cuales comparten por lo demás la conveniencia de que Europa no se cruce de brazos.

El debate sobre la inmigración ilegal ocupará la primera sesión de trabajo de los jefes de Estado y Gobierno, que comienza hoy en el Palacio de Exposiciones y Congresos un poco más tarde de lo habitual para dar tiempo a todos los líderes de viajar hasta la capital andaluza.

España espera culminar su presidencia de la UE con un impulso decisivo a otro proyecto de enorme trascendencia histórica como es la ampliación de la Unión Europea a una docena de países ex comunistas y del sur del Mediterráneo.

La cumbre de Sevilla reafirmará el objetivo de cerrar las negociaciones con diez de ellos a finales de 2002, a pesar de las dificultades que han surgido entre los Quince a propósito de cómo financiar la operación.

El polémico asunto de si tendrán los nuevos socios derecho a percibir ayudas agrícolas directas, que no fueron previstas en los acuerdos presupuestarios cerrados por los Quince en Berlín en 1999, ha quedado finalmente aplazado hasta después de las elecciones generales alemanas, que se celebrarán en septiembre.