Santa Cruz de Tenerife

Doctor Guigou, antes Canales Bajas


22/jun/02 1:15 AM
Edición impresa

Uno de los lugares de esparcimiento de la Ciudad que era preferido por los jóvenes para jugar a la chapa o a la laja, principalmente en las tardes de los días de fiesta, estaba en el espacio libre que se formaba en la confluencia entre la calle San Martín con Canales Bajas (hoy Doctor Guigou), cerca del Paseo de los Coches. Allí se reunía un elevado número de personas que, incluso, obstruían el paso, tal y como refleja Alejandro Cioranescu en su "Historia de Santa Cruz".

El historiador también apunta que los santacruceros eran aficionados a toda clase de juegos, "tanto en las casas como en las calles". Ciuranescu señala que los muchachos jugaban a los boliches, pero, con este entretenimiento estropeaban el enlosado de las calles y ocasionaban quejas entre los vecinos.

Alejandro Cioranescu hace hincapié en que la sociedad santacrucera del siglo XIX era amante de las distracciones lúdicas en la calle, sobre todo, en un momento en el que las cafeterías y los bares no estaban implantados en la Ciudad.

No obstante, en esa época también existían "casas de juego", que eran clandestinas y acarreaban castigos a galeras a los jugadores sorprendidos "in flagranti".

La calle Canales Bajas también fue relevante en el siglo XIX porque, en 1805, con el apoyo del marqués de Casa - Cagigal, se había edificado el Chorro de los Caballos, precisamente en el punto en el que se encuentra ahora la calle Doctor Guigou con Méndez Núñez, donde se encuentra ahora la Palmera del Parque.

Es una de las seis fuentes públicas que funcionaba en Santa Cruz a finales del siglo XIX y que vertían agua desde las 7:00 horas de la mañana hasta las 14:00 horas. Después de esta, en 1873, la Sociedad Constructora fabricó para el servicio de los vecinos de Barrio Nuevo, otra fuente que costó 8.485 pesetas, en el camino de La Laguna cerca del cruce con el camino de la calle Benavides. Apenas terminada, la entidad se la cedió al Ayuntamiento mediante un convenio.