Canarias
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La borrasca deja en Canarias más de 40 litros por metro cuadrado y vientos de 100 km/h leer

Una nueva directriz limitará la compra de la segunda residencia

El Ejecutivo Canario aprobó ayer en una reunión extraordinaria celebrada en el municipio de Agüimes las Directrices Generales de Ordenación y del Turismo, documento que será sometido a información pública durante dos meses y medio antes de ser remitidas al Parlamento.

EL DÍA/EFE, Tenerife/Las Palmas
25/jun/02 16:27 PM
Edición impresa

La limitación en la compra de segundas residencias por parte de residentes canarios y de la adquisición de inmuebles por foráneos se desarrollará mediante una nueva directriz específica de vivienda y segunda residencia, según aprobó ayer el Consejo de Gobierno.

Así lo informó el presidente del Ejecutivo, Román Rodríguez, al término de una reunión del Consejo de Gobierno en que se ratificó inicialmente el documento que contiene las citadas directrices, que será sometido a información pública durante dos meses y medio para luego remitirlo al Parlamento antes del 30 de noviembre.

Permitir que todos los interesados, desde otras administraciones a empresarios, sindicatos o ecologistas, puedan hacer aportaciones al texto aprobado ayer, que a diferencia del texto inicial de directrices hecho público por la Comunidad Autónoma, elaborado por técnicos y que suscitó un amplio rechazo, "sí es el decreto del Gobierno", es el objetivo de ese plazo, que comenzará el 1 de julio.

Rodríguez se mostró convencido, en cualquier caso, de que, a diferencia del anterior documento, el actual contará con el respaldo de los agentes sociales y económicos, al ofrecer nuevas soluciones a problemas que planteaba aquel.

Como ejemplo, destacó que el nuevo texto, cuya aprobación por el Parlamento se prevé lograr antes de fin de año, culminará un proceso de dos años iniciado en enero de 2001 con una paralización de las nuevas construcciones turísticas que permitiera definir el modelo de futuro del sector, ampliará el plazo en que los dueños de licencias para construir podrán hacer uso de ellas.

Derechos adquiridos

"Dar un respiro a los inversores" y evitar que, ante el temor de que sus licencias caduquen, "aceleren artificialmente" la ejecución de nuevas obras, es el objetivo de esa medida, dijo.

Unas 50 mil "licencias vivas" (que suponen un derecho a construir que sus titulares no han perdido) se verán afectadas por esa iniciativa, que se recoge en el nuevo decreto con "el sentido de que, sobre esas camas, los tiempos de caducidad se prolonguen, de manera que no aceleremos artificialmente las inversiones", precisó.

En cuanto a la concesión de nuevas licencias, Rodríguez explicó que el texto establece que no podrán incrementarse en ningún caso en más de un uno por ciento por año a lo largo de un trienio, aunque la proporción exacta del crecimiento, siempre por debajo de ese límite, tendrán que fijarla en cada Isla los Cabildos.

Así, alguna de esas Corporaciones "puede decidir en su Plan Insular de Ordenación del Territorio que la capacidad de crecer está agotada y que no se construya más", apostilló.

El presidente añadió que el decreto ratificado por el Ejecutivo determina además una nueva fórmula para otorgar las licencias, que será un procedimiento de adjudicación, similar al que emplean las administraciones públicas para la concesión de obras o gestión de servicios.

Rodríguez avanzó que, en la definición última de este modelo, el Gobierno estará abierto a la negociación, si bien en otros apartados del decreto trabajará para "convencer" de la bondad de los términos del texto a la sociedad y a los demás partidos con presencia en el Parlamento Regional.