Vivir

El Gobierno Canario atiende a 16.276 menores y a sus familias

El objetivo de estas novedosas acciones es reducir el número de jóvenes declarados en desamparo.

EL DÍA, S/C de Tenerife
25/jun/02 1:23 AM
Edición impresa

El Gobierno de Canarias atiende en la actualidad a 16.276 menores y a sus familias, lo que significa un 4,4 por ciento del total de la población infanto - juvenil de Canarias. De ellos, 4.615 presentan dificultad social y se les ha aplicado medidas de amparo, protectoras de riesgo o medidas judiciales, lo que representa el 1,5 por ciento de esta población.

Hoy por hoy, el 25 por ciento de estas familias no corresponde al modelo tradicional, pareja más hijos, sino que se encuentran en unidades familiares monoparentales, polinucleares, o con la familia extensa. A estas formar hay que añadir los flujos migratorios.

La Dirección General de Protección del Menor y la Familia, a través del Plan, ha impulsado los programas de prevención del riesgo, además de centros y servicios de día, programas de ocio, educadores de padres, escuelas infantiles, y otras, introduciendo el concepto de familia para acometer la problemática desde un punto de vista íntegro.

El Gobierno de Canarias presentó al Parlamento el segundo diagnóstico del menor, que consta de dos grandes apartados; el primero, sobre la descripción de la situación social de la infancia y la familia y un segundo bloque referido a la ejecución del Plan Integral del Menor.

En el primer apartado cabe destacar la aparición de nuevas formas de convivencia: las parejas de hecho, aumento de la inestabilidad familiar, incremento de la tasa de separación y divorcios, expansión de los hogares unipersonales y subida de las familias monoparentales. En general decrece la población infantil en todo el Archipiélago, en un 4,7 por ciento, a excepción de las zonas turísticas. En lo que se refiere a las islas, decrece en todas, menos en las islas de Lanzarote (+ 9%) y Fuerteventura (+ 13%).

El 1,5 por ciento de los menores de Canarias necesitan apoyo social, debido a desajustes de convivencia, necesidades de tipo emocional y relacional no cubiertas, violencia familiar y conflictos de relaciones. Se introduce en estos años la presencia de familias emigrantes, con escasas relaciones sociales y de apoyo a las familias y unidades de convivencia.

El segundo gran apartado del segundo diagnóstico del menor en las Islas Canarias, es el relativo a la ejecución del Plan Integral, en el que destaca la puesta en marcha de la medida protectora de riesgo.