Vivir

Hospiten cura por primera vez en España un aneurisma de aorta con una prótesis porcina

Un palmero de 72 años se sometió el 29 de mayo a una novedosa intervención quirúrgica en Hospiten Rambla, en la que le fueron implantadas una válvula, el origen de las coronarias y la aorta ascendente de un cerdo. El paciente no precisa más medicación que aspirinas.

EL DÍA, S/C de Tenerife
27/jun/02 1:28 AM
Edición impresa

Un hombre de 72 años, natural de La Palma, se ha convertido en el primer español en recibir una prótesis de aorta de cerdo para corregir un aneurisma e insuficiencia de la válvula aórtica, en una operación de cuatro horas de duración realizada con éxito, el 29 de mayo pasado, por el Servicio de Cirugía Cardiaca de Hospiten Rambla.

El paciente, que además sufría de angina y disnea, ha sido dado de alta y desarrolla su actividad diaria con total normalidad, informó ayer en rueda de Prensa el cirujano cardiovascular y director de la intervención quirúrgica, Rafael Llorens.

La colocación por primera vez en España de una prótesis porcina de estas características, fabricada en Escocia por los laboratorios Aortech, supone un importante avance en el tratamiento de los aneurismas de aorta con afectación de la válvula, puesto que la alternativa existente consiste en la implantación de una prótesis mecánica, desaconsejada en pacientes mayores de 65 años por el elevado riesgo de padecer hemorragias cerebrales asociadas al tratamiento con anticoagulantes.

El paciente fue dado de alta a los siete días de la operación, sin más medicación que aspirinas, señaló Llorens, que adelantó que Hospiten Rambla conserva otras cinco válvulas porcinas más, una de cada tamaño disponible, para implantarlas a otros enfermos que reúnan las características necesarias.

Pedro Luis Cobiella, presidente del Grupo Hospiten, anunció al respecto que el paciente "procedía de la Seguridad Social" y que esta intervención figura entre las "concertadas" con el Servicio Canario de Salud (SCS), por lo que si en adelante se efectúan con asiduidad en enfermos provenientes de la sanidad pública "habría que hablar de las condiciones". No obstante, recalcó que pese a ser una operación costosa, "no hay una motivación económica".

Se calcula que el 15 por ciento de las personas que fallecen por un infarto han sufrido en realidad complicaciones de un aneurisma de aorta, una patología en crecimiento que consiste en la alteración de la paredes de la arteria debido a hipertensión, diabetes, envejecimiento o factores genéticos. Llorens calculó que entre 50 y 100 enfermos del país podrían ser susceptibles de recibir una prótesis de cerdo para paliar la dolencia.