Internacional

La Cumbre del G8 sella el acuerdo para desmantelar las armas de la extinta URSS

La reunión de los ochos países más ricos del planeta concluyó ayer en Canadá con acuerdos sobre terrorismo y África, y quedaron de manifiesto sus diferencias sobre la crisis en Oriente Próximo y la propuesta realizada por EE.UU para intentar reconducir la situación.

EFE, Calgary (Canadá)
28/jun/02 1:30 AM
Edición impresa

La Cumbre del G8 cerró ayer el acuerdo para aportar 20 mil millones de dólares en diez años para desmantelar las armas de destrucción masiva de la antigua URSS, indicaron fuentes estadounidenses.

Los últimos detalles del acuerdo se cerraron durante la reunión entre los presidentes de EE.UU y Rusia, George W. Bush y Vladímir Putin, añadió la fuente, que pidió el anonimato.

Según el plan, que será anunciado en breve por la presidencia canadiense del G8, EE.UU contribuirá con mil millones anuales en diez años, y los demás países del grupo (Alemania, Francia, Italia, Reino Unido, Canadá y Japón) aportarán conjuntamente una cantidad similar.

Las bases del acuerdo habían quedado cerradas en la tarde del miércoles, ya que había un consenso básico entre los miembros del G8, pero faltaban por sellar los aspectos técnicos del plan.

Proyectos para Oriente Medio

Las conclusiones de la Presidencia canadiense del G8 constataron ayer las diferencias entre Estados Unidos y otros países del grupo acerca del intento de Washington de retirar del poder al líder palestino, Yaser Arafat.

"Estamos de acuerdo en la urgencia de reformar las instituciones palestinas y su economía, así como de celebrar elecciones libres y justas", se limita a señalar el documento, que no menciona a Arafat o al liderazgo palestino.

Esta reunión del G8 no emitió comunicado final conjunto, por lo que las conclusiones de la Presidencia son la única constatación escrita de lo tratado en la cumbre. El primer ministro canadiense, Jéan Chrétien, reconoció ayer que ha habido diferencias en la discusión del plan para Oriente Medio del presidente de EE.UU, George W. Bush, pero evitó detallarlas.