Actualidad
EL MINISTRO PORTAVOZ DEL GOBIERNO, PÍO CABANILLAS, HIZO AYER UN LLAMAMIENTO PÚBLICO AL ALCALDE SOLICITÁNDOLE "SERENIDAD Y EQUILIBRIO", Y ALUDIENDO A LA COORDINACIÓN COMO CLAVE.

Madrid pone FRENO a Soria


EFE, Las Palmas/Madrid
29/jun/02 1:32 AM
Edición impresa

El ministro portavoz, Pío Cabanillas, animó ayer a las distintas instituciones del Estado a coordinarse en la búsqueda de soluciones a los problemas derivados de la inmigración e hizo "un llamamiento general a la serenidad y al equilibrio".

Tras el Consejo de Ministros, el ministro respondió al alcalde de Las Palmas, José Manuel Soria, quien exigió al Gobierno expulsiones masivas de los 280 inmigrantes irregulares que pernoctan en las calles de esta ciudad.

Cabanillas señaló que "todos somos conscientes del reto al que nos enfrentamos y de la situación en que se encuentran esas personas", y aludió a "las muchas y variadas medidas que se están tomando por parte del Gobierno central y de los Gobiernos autonómicos".

Se refirió a los acuerdos sobre inmigración alcanzados en Sevilla y recordó que "el propio Soria resaltó la importancia de esos acuerdos".

El alcalde canario y presidente regional del PP propuso un "plan urgente de expulsión" en virtud de los acuerdos alcanzados en esta materia en Sevilla.

Cabanillas mencionó dos de esas medidas acordadas en el Consejo europeo, "las ayudas económicas para repatriaciones y el mandato que ha recibido la Comisión Europea en lo que se refiere a convenios de readmisión". Además destacó que desde la UE se busca una política común, así como "una serie de medidas específicas para hacer frente a estas cuestiones", y la armonización de las legislaciones, por lo que "es importante la coordinación de todas las instituciones del Estado".

Por su parte, el alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, manifestó que no le parece adecuado un "trasvase de personas", en alusión a la petición de Soria.

Álvarez del Manzano señaló que conocía esta petición a través de informaciones periodísticas, no por el propio Soria, pero dijo que "no tiene sentido intentar plantear un trasvase de personas. Eso a mí no me parece adecuado".

En la misma línea, Manzano desea "que se cumpla la legislación vigente. Que todos sepamos que los inmigrantes tienen derecho a estar en territorio nacional, y que en Madrid hay 400 mil a los que intentamos dar el afecto y el cariño que corresponde a las administraciones ofrecer a quienes quieren cambiar de vida", concluyó.

Daño político

Soria pidió ayer al Gobierno Canario que atienda a los inmigrantes irregulares que viven en las calles de la ciudad y se preguntó si con la actitud que ha adoptado hasta ahora pretende hundirla y causarle a él un "daño político".

El presidente del PP canario afirmó que la legislación vigente deja en manos de las Comunidades Autónomas la atención de los inmigrantes irregulares, y criticó que el Ejecutivo regional no haya hecho nada para evitar que deambulen por las calles. "¿O es que la Consejería de Asuntos Sociales lo que pretende es hundir definitivamente la ciudad de Las Palmas? ¿Piensa que de esa manera me está haciendo un daño político a mí como alcalde?", enfatizó. Por ello, exigió al Gobierno canario que deje de "hacer politiqueo" con la inmigración irregular y le advirtió que la ciudad "no tiene por qué soportar las imperfecciones" de su política en esa materia, "aunque tenga un alcalde que no sea de su partido".

Además, rechazó las críticas vertidas contra él por los socialistas y aseguró que "no hay nada que el Partido Socialista desee con tanto fervor como ver a la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria hundida y llena de indigentes, de mendigos y de inmigrantes ilegales", concluyó.

EL MINISTRO PORTAVOZ DEL GOBIERNO, PÍO CABANILLAS, HIZO AYER UN LLAMAMIENTO PÚBLICO AL ALCALDE SOLICITÁNDOLE "SERENIDAD Y EQUILIBRIO", Y ALUDIENDO A LA COORDINACIÓN COMO CLAVE.