Jornada Deportiva
LO ÚLTIMO:
Hallado un feto de 26 semanas en una depuradora de aguas residuales de Teruel leer

Final de RÉCORDS

Hoy, a las 12:00 horas, Brasil y Alemania saltarán al césped del estadio de Yokohama con un mismo y claro objetivo: ser el mejor equipo del Mundo.
30/jun/02 14:43 PM
Edición impresa

AGENCIAS, Yokohama

La ciudad japonesa de Yokohama será hoy centro de todas las miradas, cuando albergue uno de los momentos más esperados del 2002: la final del Mundial de fútbol de Corea/Japón, en la que se juega una cita de récords, ya que los brasileños podrían alcanzar su quinto título, algo casi inalcanzable para la gran mayoría de equipos que participan, cada cuatro años, en este gran evento.

Alemania y Brasil, con la mejor defensa y el mejor ataque del Mundial de Corea y Japón, respectivamente, protagonizarán la final que salva a un flojo y desabrido torneo por el prestigio histórico de ambos equipos y por la reedición del clásico duelo entre Europa y Sudamérica. Pragmatismo por un lado y contundencia por el otro, orden defensivo y creatividad, disciplina táctica y talento individual, frialdad y calentura, cerebro y corazón pero el mismo objetivo: la victoria, la gloria, un lugar en la historia. Los brasileños, en apariencia con mejores recursos para buscar la victoria desde el co-mienzo del partido, podrán contar con Ronaldinho Gaúcho, su eje creativo, después que cumplió un partido de suspensión, mientras que los alemanes sufrirán la baja de su mejor jugador, el centrocampista Michael Ballack, por acumulación de tarjetas amarillas.

Todo está preparado para poner el punto final a un Mundial que pasará a la historia también por el papel de protagonistas que han tenido algunos colegiados, que con sus decisiones "mandaron" a casa a equipos tan carismáticos como España e Italia. A las 12:00 horas, Brasil y Alemania, que jugará como local, saltarán al "fantástico" estadio de Yokohama en busca de un mismo objetivo, aunque sólo uno lo logrará. Alegría y desolación compartida será la nota predominante en una jornada en el que el fútbol mundial le dará paso al más cercano, al nuestro.