Hora última

Fallece en Las Palmas la madre del presidente del Gobierno Canario

Una vez tuvo conocimiento del agravamiento de la salud de su progenitora, Román Rodríguez decidió retornar a su Isla natal. Sin embargo, un cúmulo de contratiempos en diferentes medios de transporte provocó que llegara con el tiempo justo para el funeral.

EFE, Las Palmas
1/jul/02 1:37 AM
Edición impresa
La madre del presidente de Canarias, Dolores Rodríguez, falleció en la madrugada de ayer en Las Palmas de Gran Canaria mientras su hijo, Román Rodríguez, regresaba de Uruguay en un viaje que por diversas complicaciones se extendió dos días, por lo que llegó con el tiempo justo para asistir al funeral.

El sepelio partió en torno a las 17:30 horas del Tanatorio de Las Torres hacia La Aldea de San Nicolás, donde recibió sepultura pasadas las 19.00 horas en el cementerio de San Nicolás de Tolentino.

Dolores Rodríguez, de 84 años, ingresó el pasado lunes en el Hospital Insular de Gran Canaria aquejada de una insuficiencia respiratoria que, debido a su edad, se agravó con diversas complicaciones multiorgánicas hasta que en la madrugada de ayer falleció en la Clínica del Perpetuo Socorro de la capital grancanaria.

Debido al empeoramiento de la salud de su madre, el presidente canario suspendió el pasado viernes su visita oficial a Uruguay, así como los actos previstos en Argentina, donde esperaba reunirse con la comunidad canaria.

El aeropuerto de Montevideo, desde el que tenía que partir hacia Buenos Aires, no pudo operar debido a la niebla, por lo que la delegación canaria decidió tomar otra ruta para llegar a Argentina para lograr una conexión con España.

Pero antes, debía llegar a otro aeropuerto uruguayo. Era necesario cruzar un río en un barco que no partió porque no había suficientes pasajeros, por lo que Román Rodríguez tuvo que esperar a la siguiente salida y perdió el avión que iba a tomar.

Ya en Buenos Aires tomó una conexión a Madrid, a donde llegó ayer en torno a las 13:30 horas, donde fue necesario alquilar una avioneta para llegar sobre las 18:00 horas al Aeropuerto de Gran Canaria, donde un helicóptero lo trasladó hasta su pueblo natal, al otro lado de la Isla.

El portavoz del Gobierno, Pedro Quevedo, manifestó que el viaje de regreso fue una odisea que se complicó cada vez más hasta que Román Rodríguez llegó justo para el entierro de su madre.

La familia de Dolores Rodríguez, entre ellos sus otros tres hijos, acudió al Tanatorio de las Torres, donde representantes políticos, institucionales, empresariales y sindicales, entre otros, acudieron a dar el pésame a sus seres queridos.

Hasta el tanatorio se acercaron los senadores Froilán Rodríguez y Jerónimo Saavedra, los consejeros autonómicos Fernando González y Marcial Morales, el portavoz del Gobierno, Pedro Quevedo; el presidente de la Cámara de Comercio de Las Palmas, José Miguel Suárez y el alcalde de la capital grancanaria, José Manuel Soria, entre otros. Otros miembros del Gobierno, como el vicepresidente, Adán Martín, y el consejero de Educación, José Miguel Ruano, se trasladaron desde Tenerife hasta Agaete, desde donde fueron directamente a La Aldea.