Vivir

El proyecto Macaronesia 2000 descubre en seis años 50 nuevas especies biológicas

Los datos del estudio, presentado ayer, revelan la existencia de moluscos, gusanos, insectos, erizos, fósiles o plantas hasta el momento desconocidas, que han puesto a la región, según sus responsables, "a la cabeza de Europa en iniciativas investigadoras".

EL DÍA, S/C de Tenerife
4/jul/02 1:47 AM
Edición impresa

El proyecto Macaronesia 2000, dedicado al estudio de la biodiversidad marina y terrestre de los archipiélagos macaronésicos conformados por Azores, Madeira, Canarias, Cabo Verde y Salvajes, ha descubierto desde sus inicios 50 nuevas especies en esos territorios.

Juan José Bacallado, director del Museo de Ciencias Naturales y coordinador del proyecto Macaronesia 2000, confirmó estos datos en una rueda de Prensa en la que dio a conocer el resultado de las investigaciones que se están realizando enmarcadas en este proyecto.

Entre las especies que se han descrito, indicó Bacallado, destacan moluscos, gusanos poliquetos, insectos, erizos, fósiles y plantas, entre otros y "aún hay otras 15 especies que están en estudio para confirmar que realmente son novedosas".

"Encontrar estas especies es el primer paso de la investigación", indicó el presidente del Cabildo de Tenerife, Ricardo Melchior, quien añadió que "tanto la Corporación Insular como el Gobierno de Canarias seguirán manteniendo el apoyo económico y la colaboración para que se pueda continuar con este proyecto y el equipo de investigación que se ha conformado".

Melchior subrayó que además de la investigación, como reconocen los encargados del proyecto, es necesaria la difusión de las novedades, "pero no sólo hacia el mundo científico, sino también hacia el resto, porque la conservación es una obligación de todos y el conocimiento es la mejor manera de lograrla".

Éste es un proyecto de investigación científica, explicó Fidencia Iglesias, presidenta del Organismo Autónomo de Museos y Centros y consejera del Cabildo tinerfeño, que se realiza desde hace seis años y que fue creado e ideado por Juan José Bacallado con el objetivo de "conocer rigurosamente la realidad de estos archipiélagos".

Fidencia Iglesias añadió que "con esta iniciativa conocemos cada día más la realidad biogeográfica de estos territorios insulares, profundizamos en el estudio de sus afinidades, en la biodiversidad marina y terrestre, en la bioespeleología de tubos volcánicos, la colonización de lavas recientes y en los estudios peleontológicos".

Este proyecto ha facilitado además la publicación de más de 90 trabajos científicos en diferentes publicaciones de ámbito nacional e internacional, la colaboración en más de 50 congresos, y la creación de equipos multidisciplinares con investigadores de todas las regiones que pertenecen a estos enclaves insulares.

Todo esto, añadió Iglesias, "permite establecer convenios de colaboración y avanzar en el estudio y catalogación de las biotas de los archipiélagos que componen la Región Macaronésica, con sus bancos de datos y consideraciones estructurales".