Sucesos

Tres malayos, detenidos por estafas por valor de 120 mil euros

Forman parte de una banda internacional que opera en Europa y falsificaban tarjetas de bancos japoneses, americanos, australianos, neozelandeses y alemanes, con las que compraban en Tenerife.

EL DÍA, S/C de Tenerife
6/jul/02 9:41 AM
Edición impresa

Tres ciudadanos de origen asiático, concretamente malayos, identificados como S.L.T.; K.C.H., y P.R., de 27 años el primero y 26 los otro dos, componentes de un grupo organizado dedicado a la falsificación de tarjetas de crédito con la que realizaban compras de objetos de gran valor, fueron detenidos por efectivos del Cuerpo Nacional de Policía de la Comisaría de Playa de las Américas.

Los detenidos se habían desplazado exclusivamente a Tenerife con el fin de adquirir productos que posteriormente vendían en sus países de origen duplicando su precio. Llegaron a través del aeropuerto de Los Rodeos y se alojaron en Puerto de la Cruz del 25 al 29 de junio y del 29 al 1 en Las Américas.

Los agentes tras diversas pesquisas pudieron detener a uno de los referenciados cuando se disponía a realizar la compra de un reloj de una acreditada marca con una tarjeta falsa, con la banda magnética duplicada, mientras sus cómplices trataban de abandonar la Isla por el aeropuerto Reina Sofía, siendo sorprendidos cuando comían en el restaurante y con las maletas llenas.

Trasladados a dependencias policiales les fueron intervenidas trece tarjetas falsificadas, dieciocho relojes de gran valor, gran cantidad de ropa de grandes firmas, encendedores y perfumes, todo por un valor superior a los 120 mil euros (veinte millones de pesetas).

Los precitados forman parte de una banda internacional que opera en toda Europa, siendo esta la segunda vez que se les detiene en España.

Los objetos que adquirían luego los vendían de contrabando en sus países de origen, donde estas mercancías duplican su precio, ya que estas marcas no tienen concesiones en los mismos, siendo especialmente demandados los relojes.

Los reseñados, que portaban dos pasaportes de Singapur y otro de Malasia, que están siendo objeto de investigación, ya que se sospecha que son falsos, pasaron a disposición judicial.