Tenerife Sur

LA CENTINELA


7/jul/02 19:13 PM
Edición impresa

Imprudencia sin consecuencias


En la mañana de ayer circulaba, a velocidad indebida, un camión que transportaba bombonas por el interior de Costa Adeje. Lo hacía de tal forma que en una curva una de las bombonas cayó al suelo y rodó, chocando, incluso, contra un coche de la Policía Local que estaba estacionado. Un agente se limitó a recogerla, colocarla en el camión y pedir al conductor que siguiera la ruta. ¡Alucinante!

Por una cuestión de preferencia

En la misma curva donde cayó la bombona, un taxista había detenido el vehículo que conducía bajándose del mismo para coger por la solapa al chófer del coche que le sucedía queriendo agredirle, algo que no se produjo finalmente. Todo se debió a que en un cruce, a escasos metros de donde se produjeron estos hechos, el segundo no cedió el paso al taxista. Si llega a producirse un choque...