Dinero y Trabajo

Canarias perderá más de 30 millones de euros cada año con la reforma de la PAC

Así lo estima la patronal tinerfeña Asaga, que participará en la manifestación de protesta que se desarrollará frente al Parlamento Europeo el próximo miércoles, coincidiendo con la presentación de la propuesta del comisario Fischler.

EL DÍA, S/C de Tenerife
7/jul/02 1:53 AM
Edición impresa

El presidente de la Asociación Provincial de Agricultores y Ganaderos de Santa Cruz de Tenerife (Asaga), Fernando Jiménez, está convencido de que la propuesta para la reforma de la política agraria común (PAC) que el comisario europeo Franz Fischler presentará el próximo miércoles en Bruselas constituye un "ataque" contra los profesionales del sector, que, sólo en las Islas, "dejarían de percibir del orden de 30 millones de euros al año (5 mil millones de pesetas".

Jiménez explicó que el cálculo parte de la estimación de Asaja nacional de que las ayudas directas van a caer hasta el 20% para este colectivo. Algo que "dará como resultado que "quedarán libres por abajo aquellos que no viven del campo - como la Duquesa de Alba - , y por arriba, los grandes productores, porque podrán demostrar el empleo que generan en sus explotaciones y tendrán ayudas", en opinión de Pedro Barato, máximo responsable Asaja, estructura de ámbito nacional en que está integrada Asaga.

Hay que recordar que Pedro Barato se reunió hace pocos días con el ministro del área, Miguel Arias Cañete, para pedirle que el Gobierno Central se oponga a una propuesta de reforma que, de acuerdo con sus cuentas, "supone una reducción de 600 millones de euros al año (100 mil millones de pesetas) para los profesionales del sector de todo el país".

En el caso de Canarias, la factura que pasaría la "modulación dinámica" que plantea Franz Fischler afectaría de forma particularmente "grave" al sector platanero, ya que recibe ayudas directas de la Unión, avisa Asaga. En diciembre de 2000, la UE aprobó una nueva Organización Común de Mercado (OCM) de esta fruta que estará en vigor, de entrada, hasta 2006. El Archipiélago está previsto que se beneficie también hasta 2006 del nuevo Programa de Opciones Específicas por el Alejamiento y la Insularidad de Canarias (Poseican), que fue aprobado en julio del pasado año y que aún está pendiente de ser desarrollado en alguno de sus aspectos, como el ganadero.

"La tacañería" con la que Fischler plantea la reforma de la PAC "afectará gravemente al sector agrícola y ganadero de Canarias", insistió Fernando Jiménez en sus declaraciones a EL DÍA. Desde la óptica de los intereses comunitarios, Jiménez calificó de "absurdo" que la Comisión Europea plantee nuevos recortes de precios y de pagos compensatorios, que a la postre llevarán al abandono de explotaciones en toda Europa, al tiempo que EE.UU refuerza su política agraria, con la aprobación de más ayudas internas y a la exportación. Medida que entra en contradicción con el texto de la Declaración de Doha (Emiratos Árabes Unidos), según han denunciado desde Asaja hasta la UPA.

Respetar el pacto de Doha

Fernando Jiménez detalló que la nueva Ley agraria americana, adoptada el pasado 13 de mayo, prevé un incremento del presupuesto agrícola del 80%, con la finalidad de "garantizar la rentabilidad de sus agricultores y ganaderos frente al proceso de liberalización de los intercambios comerciales". Y, en definitiva, "colocarlos en una situación de privilegio a la hora de competir en los mercados mundiales". En todo caso, todavía hay que esperar hasta el miércoles para conocer el contenido final de la propuesta de Fischler y varios meses hasta que el Consejo de la Unión apruebe con carácter definitivo la reforma, que se refiere a sectores como el arroz, los cereales, los productos lácteos y la carne, entre otros.

Lo que es indiscutible es que la UE se enfrentará en los próximos meses a una discusión interna de gran calado político, que tendrá incidencia en el Archipiélago.

La propuesta de reforma de la PAC que la Comisión, órgano ejecutivo de los Quince, tiene previsto aprobar el próximo día 10, con posterioridad deberá ser examinada por la Eurocámara y por el Consejo de Ministros comunitario.