Islas

El Gobierno elige La Gomera para iniciar sus planes sociosanitarios

El presidente del Gobierno de Canarias, Román Rodríguez, y el titular del Cabildo gomero, Casimiro Curbelo, suscribieron el convenio en un acto al que además asistieron Marcial Morales y Rafael Díaz.

EFE, San Sebastián de La Gomera
10/jul/02 2:02 AM
Edición impresa

La isla de La Gomera contará entre este año y el 2008 con 71 nuevas plazas residenciales y 30 plazas de estancia diurna para mayores, que serán creadas en diferentes municipios tras la firma del convenio sociosanitario en este ámbito entre el Gobierno de Canarias y el Cabildo Insular.

El presidente del Ejecutivo regional, Román Rodríguez, y el titular del Cabildo gomero, Casimiro Curbelo, suscribieron ayer el citado convenio en la sede de la Corporación Insular, en un acto al que también asistieron Marcial Morales y Rafael Díaz, consejeros de Empleo y Asuntos Sociales y de Sanidad, respectivamente.

Román Rodríguez destacó tras la firma del convenio la importancia de que se haya iniciado en La Gomera la formalización del Plan Sociosanitario del Archipiélago, que incluye actuaciones similares en cada Isla, y resaltó la cooperación entre las instituciones para hacer realidad dicho proyecto.

Según el mencionado convenio, a partir de este año y hasta 2006 se pondrá en marcha una primera fase con la creación de 18 plazas residenciales en Hermigua, presupuestado en 1,493.115,24 euros. Este centro se pondrá previsiblemente en marcha en el primer trimestre del próximo año.

La primera fase del plan también prevé la construcción de una residencia en el municipio de Alajeró que contará con 29 plazas residenciales y 15 de estancia diurna. En estos momentos se está trabajando en la localización de suelo disponible para la ubicación del centro que, en principio, contará con una inversión de 195.304,98 euros hasta 2004 y una ampliación de 260.406,52 euros en 2005, según apuntó el presidente de Cabildo gomero, Casimiro Curbelo.

A su vez, la segunda fase del Plan Sociosanitario para La Gomera, cuya actuación todavía no está definida, abre la posibilidad de la construcción de minirresidencias en cada municipio.