Actualidad

Marcha pacífica contra Chávez

Miles de opositores al presidente de Venezuela se manifestaron ayer por las calles de Caracas para pedir su salida del poder, tres meses después del golpe de Estado cívico-militar que le derrocó durante 47 horas. La marcha, convocada por la Coordinadora Democrática, evitó pasar delante del palacio de Miraflores, sede del Gobierno, como era su intención.

EFE, Caracas
12/jul/02 2:07 AM
Edición impresa

Miles de opositores al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, se manifestaron ayer pacíficamente por las calles de Caracas para pedir su salida del poder, tres meses después del golpe de Estado cívico-militar que le derrocó durante 47 horas.

La marcha, convocada por la Coordinadora Democrática, una alianza de sectores políticos, sindicales y sociales de la oposición, evitó pasar delante del palacio de Miraflores, sede del Gobierno, como era su intención inicial.

El opositor Alfredo Peña, alcalde mayor de Caracas, indicó que los organizadores acataron a última hora la orden oficial de prohibir manifestaciones en torno a Miraflores por razones de "prudencia y seguridad" y para evitar enfrentamientos, y por ello modificaron el itinerario de la marcha.

La Policía Metropolitana de Caracas formó un cordón de seguridad para evitar que unos 300 partidarios de Chávez, concentrados en las cercanías del palacio presidencial, se encuentren con la manifestación.

Organizados

El director de Operaciones de la Policía Metropolitana, Emilio Delgado, declaró que la misión de los agentes era "impedir cualquier choque y evitar por todos los medios una repetición de los ocurrido el 11 de abril", cuando en otra manifestación de protesta contra el Gobierno murieron al menos 18 personas.

Los manifestantes fueron organizados por sectores, agrupándose por tendencias políticas o por los lugares del interior del país de los que fueron trasladados en autobuses. Los promotores de la marcha calcularon en "centenares de miles" el número de asistentes, mientras que portavoces del Gobierno hablaron de "decenas de miles".

Las consignas coreadas y los textos de las pancartas expresaron un mensaje único dirigido contra Chávez y enfocado a su inmediata salida de la presidencia.

Ese objetivo fue ratificado ayer por el dirigente sindical Carlos Ortega, de la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV), y por representantes de la federación de cámaras empresariales, la patronal Fedecámaras.

"Seguiremos en la calle y no vamos a descansar hasta que salga Chávez. Estamos listos para convocar un conflicto nacional que anunciaremos en los próximos días".

Ortega reconoció que no hay ningún plan concreto de gobierno para después de Chávez y dijo que, cuando llegue ese momento, "habrá que buscar el concurso de todos para sacar el país del atolladero en el que está inmerso".

La vicepresidenta de Fedecámaras, Albis Muñoz, dijo que el empresariado veía la marcha con "mucha motivación", en tanto que el presidente de ese organismo, Carlos Fernández, confirmó que se va a pagar el día completo a los trabajadores que faltaron para acudir a la marcha.

Fernández admitió el miércoles que se trata de acabar con el Gobierno de Chávez y abogó por la creación "de una plataforma civil que aglutine posiciones para presentar una solución para un próximo gobierno o una transición, del que estamos cerca".