Actualidad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Decomisan artículos falsos en 28 comercios del Sur de Tenerife con 26 detenidos leer

Aznar se inviste de nuevo y Zapatero consolida su alternativa

El presidente anuncia, en el debate sobre el estado de la nación , un amplio programa de gobierno frente a las exigencias de cambio y negociación del jefe de la oposición.

COLPISA, Madrid
16/jul/02 2:18 AM
Edición impresa

José María Aznar llevó un ambicioso programa de gobierno, propio de una sesión de investidura, a su penúltimo debate sobre el estado de la nación, en el que defendió la continuidad de las líneas de acción emprendidas hace dos años, con la lucha contra el terrorismo y la inseguridad ciudadana como pilares esenciales, seguidos del pleno empleo.

Aznar anunció un plan de lucha contra la delincuencia que prevé la convocatoria hasta 2004 de 20 mil plazas para la Policía y la Guardia Civil y la expulsión de los extranjeros ilegales a los que se impute un delito penado con menos de seis años.

El líder de la oposición, José Luis Rodríguez Zapatero, desoyó las invitaciones al acuerdo que le lanzó Aznar y exigió diálogo y negociación "con la sociedad" para abordar políticas sociales y atender el "clamor" de los ciudadanos en contra del "decretazo" o la política educativa.

Veinte nuevas propuestas, entre reformas y nuevas leyes, planteó Aznar para culminar su última legislatura como presidente y rebatir de entrada las críticas anunciadas de antemano por la oposición sobre la debilidad de su Gobierno y el agotamiento de sus proyectos.

Con la lucha contra el terrorismo y la mejora de la seguridad ciudadana como ejes centrales, Aznar desgranó un plan de trabajo basado en el endurecimiento de las leyes y de la acción policial para combatir el incremento de la delincuencia y las mafias que operan con inmigrantes ilegales.

Consciente también de los reproches por la falta de diálogo, ofreció hasta nueve acuerdos a la oposición a fin de desarrollar el pacto por la Justicia, avanzar en la reforma educativa y abordar mejoras en la sanidad y el desarrollo autonómico.

Caso omiso

Rodríguez Zapatero hizo caso omiso de la invitación y reclamó a Aznar "diálogo con la sociedad" para corregir un rumbo, que, según describió, está arrojando resultados negativos en la economía, la educación y la investigación, la política de inmigración, el empleo y la seguridad ciudadana.

"Usted ha fracasado, tiene un modelo autoritario, antisocial y bastante antiguo", resumió el líder socialista, quien eligió las políticas sociales para subrayar sus diferencias con el Gobierno, remarcar sus distancias ideológicas y apuntar algunas propuestas alternativas.

La crítica a "las formas", en la que incidieron otros portavoces de la oposición, y al "talante autoritario" del presidente fue el otro flanco sobre el que atacó Zapatero, quien disputó a Aznar la autoría de los pactos Antiterrorista y de la Justicia y redujo al ámbito de la lucha antiterrorista y al hecho concreto de la invasión del islote Perejil su apoyo "incondicional" al Gobierno.