Hora última

Hoy entra en vigor en la Capital la ordenanza sobre animales peligrosos

Los dueños de perros de razas consideradas peligrosas como el pit bull, rottweiler, dogo argentino o fila brasileiro deberán llevarlos cogidos con correas no extensibles y con bozal. Además, tendrán que obtener una licencia municipal, un certificado de aptitud psicológica y un seguro de responsabilidad civil.

EL DÍA, S/C de Tenerife
18/jul/02 2:25 AM
Edición impresa

Hoy, jueves, entra en vigor la ordenanza del Ayuntamiento de Santa Cruz que regula la tenencia de animales peligrosos, tal y como aprobó el Pleno de la Corporación el pasado 18 de enero.

El documento, que se orienta fundamentalmente a los perros, define como potencialmente dañinas a especies como el pit bull terrier, staffordshire terrier, american staffordshire, rottweiler, dogo argentino, fila brasileiro, tosa inu o akita inu.

Estos animales, de acuerdo a lo establecido en la ordenanza, deberán salir a la calle y a cualquier espacio público provistos de bozal y han de ser conducidos por sus dueños con cadenas o correas, no extensibles, de menos de dos metros de largo, al tiempo que deberán estar perfectamente identificados por medio de un microchip.

Los animales, cuando se encuentren en jardines o parcelas privadas, tendrán que estar atados o, en todo caso, las vallas de la propiedad deberán impedir que puedan escaparse a la vía pública.

La ordenanza, al igual que la legislación estatal, exige a los propietarios la obtención de un certificado de aptitud psicofísica, que se expide en las dependencias médicas habilitadas para el examen facultativo previo a la obtención del carnet de conducir.

Con tres meses de plazo para adaptarse a la nueva normativa, los dueños de los perros están obligados a suscribir un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros con una cobertura mínima de más de 150 mil euros.

En la actualidad, el Ayuntamiento articula con la Policía Local los mecanismos efectivos de control y cumplimiento de la ordenanza, cuyo texto contempla sanciones para los infractores que pueden llegar a más de 900 euros.