Vivir

"Dar trabajo a los ilegales que no pueden ser repatriados sería acabar la labor de las mafias"

Antonio López sostiene que entregar los papeles a estas personas podría entenderse como un premio a la inmigración irregular, y propugna la necesidad de asistencia social para aquellos que salen de los centros de retención.

EFE, Adeje
18/jul/02 2:27 AM
Edición impresa

El delegado del Gobierno en Canarias, Antonio López, afirmó ayer que dar el permiso de residencia y trabajo a los inmigrantes ilegales que después del periodo de retención no pueden ser repatriados "sería acabar el trabajo fino de las organizaciones que trafican con personas".

Antonio López, que pronunció una conferencia sobre las competencias del Estado en materia de inmigración en la Universidad de Verano de Adeje, dijo que entregar los papeles a estas personas podría entenderse como un premio a la inmigración irregular.

Explicó que el inmigrante puesto en libertad después de los 40 días que tiene que permanecer en un centro de retención sigue teniendo vigente una orden de expulsión, lo que ocurre, agregó, es que ésta no pudo ser ejecutada en el periodo máximo establecido.

El delegado del Gobierno aseguró que es necesario articular cierta asistencia social para estas personas cuando salen del centro de retención, "para que no estén mano sobre mano en las calles y plazas de las Islas", lo que además evitaría que los inmigrantes se vean abocados a la delincuencia y la marginación.

Asimismo, insistió, si se pone en marcha esta medida se crearían falsas esperanzas a estas personas, pues pensarían que vale la pena arriesgar la vida en una patera y se fomentaría este tipo de inmigración.

Madrid no actúa con dureza

Antonio López subrayó que desde el Gobierno central no se produce ninguna actitud de dureza; "simplemente - agregó - se hace una apuesta por la legalidad".

Insistió en que la asistencia social, la educación y la sanidad son competencias de las comunidades autónomas, mientras que el Estado tiene la responsabilidad de controlar la inmigración, aunque, señaló, "es necesario que el Estado se moje en esta materia".