Criterios
LO ÚLTIMO:
Extinguen el incendio en un edificio en la calle Santa Rosalía de Santa Cruz que había obligado a su desalojo leer
BUENOS DÍAS FLORILÁN

Incongruencias "a la carta"


23/jul/02 21:04 PM
Edición impresa

PERDONE EL LECTOR que hoy, como se suele decir en los debates, tome la palabra "por alusiones". Discúlpeme, quien me lea, que hable de mí mismo, y además que hable mal. Alguien, que debe estimarme mucho, pero al que yo desde ahora estimaré menos, ha publicado una "carta al director" en otro periódico poco menos que canonizándome - ya tendríamos así otro Santo Isleño - y pidiendo para mí hasta el nombre de una calle de la ciudad con su correspondiente busto (Groucho Marx, según dicen, cada vez que un caballero saludaba a la esposa de aquél y le decía "tanto gusto", el mayor de los Hermanos refunfuñaba por los bajines: "el busto es mío")

Bien, pues siguiendo con la carta, el firmante de la misma, que tiene muchas letras, aunque estos documentos mercantiles ya no se lleven, se deshace en elogios sobre mi modesta persona, e incluso hace una invocación a la corporación municipal para que inicie un expediente. Menos mal que aquí cuando se quiere que un asunto no salga adelante, se inicia un expediente.

Como es de suponer, se trata de una broma, de las que no estamos exentos ni siquiera los que pasamos todo el día bromeando. Y en ese sentido solamente le admito los ditirámbicos piropos que mi "fan" me dedica en su epístola, tan llena de exageraciones como, al parecer, de demostraciones de afecto.

El escritor alemán Wilhem Raabe decía que el humor es el salvavidas en el río de la vida, y yo estoy agarrado a él para no ahogarme. Todos los días lo practico lo más posible y asisto a un taller, mejor dijéramos escuelita, en la que cursan también sus estudios otros alumnos. Contamos nuestras cosas, nuestros problemas y nuestras sinvergonzadas, y no vean ustedes lo que nos reímos. Algunos de dichos alumnos han dicho que no pueden vivir sin esa horita de cachondeo y que gracias a esa hora escolar sus matrimonios se han recompuesto y han vuelto a tener fe en la vida. ¿No será usted, distinguido desconocido, uno de esos alumnos?

En fin, le agradezco sinceramente su "patriótica exaltación" hacia mí, aunque se estuviera llevando a cabo por estas fechas la recuperación de la isla del Perejil, pero le reprocho sus excesos verbales. No se me pase. Deje las cosas como están, que están muy bien para mí, y que el supuesto expediente municipal siga en la gabeta, que es el destino de casi todos los expedientes.

BUENOS DÍAS FLORILÁN