Cultura y Espectáculos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Un estudio descubre la vigilancia masiva por teléfono móvil con aplicaciones preinstaladas leer

Recuerdo a don José Rodrigo de Vallabriga, autor del proyecto y director de las obras de la Catedral de La Laguna

La Catedral de La Laguna, actualmente cerrada para analizar su estado, fue reconstruida hace ya casi 90 años, motivo por el que reproducimos un artículo de Inés Peraza de Ayala publicado en EL DÍA en 1988.

Ahora, en el aniversario de la Catedral de La Laguna, que cumplió 75 años de su reconstrucción como dice EL DÍA
23/jul/02 19:55 PM
Edición impresa
Ahora, en el aniversario de la Catedral de La Laguna, que cumplió 75 años de su reconstrucción como dice EL DÍA del 6 de septiembre, quiero hacer resaltar el recuerdo a mi tío don José Rodrigo de Vallabriga, coronel de Ingenieros, persona de un gusto artístico extraordinario como han dicho ya. Existen varias obras suyas en Tenerife y en otras Islas del Archipiélago, pero, sobre todo fue mérito suyo, crear la Catedral de La Laguna, un modelo de recogimiento, de fe y de amor.
Ya está en la puerta entrando por la principal a la izquierda una placa de mármol que dice así:
"El Excmo. Cabildo Catedral a la memoria del Iltmo. Sr. Don José Rodrigo de Vallabriga autor de los planos y director de las obras de reconstrucción de este santo templo. Como homenaje de gratitud por su desinterés y desvelo".
Aunque todas estas cosas para la reconstrucción de la Catedral fueron mucho antes de nacer yo, pasado el tiempo, me he enterado que mi padre fue fiador, con sus propiedades, para la adjudicación de las obras. Finalizando las obras embargaron la finca nuestra de "Sabanda", para unos pagos, no sé si equivocados, que luego mi tío arregló vendiendo algo que él tenía en otra Isla.
Así, de todos modos, mi padre ayudó a mi tío en sus desvelos, como dice la placa de mármol de la Iglesia.
¡Qué paz respira la Catedral! ¡Qué contentos tenemos que estar de su sentido artístico!
¿Y qué decimos de la acústica? Yo no sé si influyó que también mi tío era músico, pero aquí no hay ningún templo con esa acústica; en algunos no se oye bien ni tan siquiera al sacerdote. Y cuando suena el órgano tenemos el sonido clavado en el alma.
No quisiera que cambiarán nada, ni las imágenes de sitio. Yo soy siempre partidaria como los ingleses de la tradición y la verdad que los ingleses aciertan con ser tan tradicionales.