Nacional
EL PRIMER VIAJE

Fallaron


23/jul/02 2:40 AM
Edición impresa

Se da la circunstancia que, según la tradición política diplomática española, el primer viaje que llevan a cabo en el extranjero el primer ministro y el titular de Asuntos Exteriores, una vez que han tomado posesión de su cargo, es a Marruecos. Así lo han hecho otros y así también lo ha hecho Ana Palacio, aunque no precisamente por razones de pura tradición o cortesía La grave crisis política que viven España y Marruecos lo exigían, y lo mínimo que se puede decir es que Palacio ha hecho gala de valentía. Pues que el jefe de la diplomacia española viaje a Marruecos en estos momentos no es asunto de poca monta.

Pero el acercamiento entre España y Marruecos tras muchos meses de agudo desencuentro no ha empezado de buen pie, por lo menos desde el punto de vista estrictamente visual y formal. Ana Palacio llegó al aeropuerto civil de Rabat a las 10.00 (una hora más Canarias), pero no fue recibida por el ministro Mohamed Benaissa, como en principio estaba previsto, ni tampoco por su secretario de Estado para Asuntos Exteriores, Taoeb Fassi-Fihri, sino por el responsable de protocolo, Ali Bembousta. Rabat alegó razones de "imagen y de protocolo" para justificar la ausencia de Benaissa, pues antes del encuentro con el ministro marroquí, la jefa de la diplomacia española tenía previsto dirigirse a la Embajada de España en Rabat, para reunirse con el personal de la legación diplomática y con el encargado de Negocios, Eduardo Ibáñez, embajador en funciones, desde que fue llamado a consultas Fernando Arias Salgado.

Si las formas son importantes en las relaciones entre los países, lo mínimo que se puede decir es que la diplomacia marroquí faltó de tacto, y ni siquiera el bueno de Ali Bembousta pudo deshacer el entuerto de sus superiores. Pero Ana Palacio no mostró el menor enfado, aunque su cara tampoco reflejaba demasiada alegría. Después de su llegada al aeropuerto de Rabat, Palacio se dirigió en coche a la sede de Exteriores seguida por una nube de periodistas, españoles, marroquíes y de otros países. Tras las fotos de rigor, empezó la reunión. A las 15.00, ambos mandatarios abandonaron la sede de Exteriores.

EL PRIMER VIAJE