Nacional

Defensa retira de la zona a sus tropas de refuerzo, pero mantiene el despliegue naval

Ocho de los diez barcos españoles destinados al Estrecho durante el conflicto del islote Perejil proseguirán en la zona en misiones de vigilancia. Por su parte, Interior no replegará por el momento a los guardias civiles y policías que envió a Ceuta y Melilla.

COLPISA, Madrid
23/jul/02 2:40 AM
Edición impresa
COLPISA, Madrid

El Ministerio de Defensa ordenó ayer el regreso a la Península de todas las tropas de la Brigada Legionaria Alfonso XIII del Ejército de Tierra, enviadas como refuerzo el pasado día 12, horas después de la ocupación marroquí de isla Perejil, a cuatro de los cinco enclaves de soberanía española en el Norte de África: Melilla, el archipiélago de las Chafarinas, la isla de Alhucemas y el peñón de Vélez de la Gomera.

Pese a la vuelta de los efectivos terrestres tras el inicio de las conversaciones entre Madrid y Rabat para poner fin a la crisis de Perejil, la Armada mantendrá todavía en la zona buena parte de la flotilla de guerra que trasladó al Estrecho de Gibraltar. Tampoco el Ministerio del Interior hará regresar, por el momento, a los guardias civiles y policías que llevó a Ceuta y Melilla.

Fuentes de la Comandancia General señalaron que durante el día de ayer concluyó el repliegue de armamento y material que el Ejército exhibió en Ceuta y Melilla durante los diez días escasos de ocupación de Perejil por parte de Marruecos y luego por España. El Estado Mayor, el sábado, horas después del anuncio del acuerdo entre ambas partes, dio instrucciones para desmontar las baterías antiaéreas y los equipos de transmisiones que fueron instalados apresuradamente en ambas ciudades, donde durante el fin de semana también terminó el acuartelamiento obligatorio de las tropas.

Ayer, Defensa estableció el regreso a su base de Viator (Almería) de los cerca de cien legionarios que el Gobierno envió de refuerzo a Chafarinas, Vélez y Alhucemas, después de que los barcos de la Armada localizaran en las aguas cercanas a isla Rey Fernando (Chafarinas) a una patrullera del país vecino, apenas doce horas después de la ocupación marroquí de Perejil.