Vivir
MEDIO AMBIENTE

Hernández ve pocas evidencias de que el turismo sea sostenible


EL DÍA, S/C de Tenerife
23/jul/02 2:42 AM
Edición impresa

EL DÍA, S/C de Tenerife

El profesor titular de Geografía Humana de la Universidad de La Laguna y codirector del curso de la Universidad de Adeje "La financiación municipal de los destinos turísticos consolidados", Jesús Hernández, afirmó ayer que existe poca evidencia empírica de que el turismo pueda llegar a ser sostenible, al tiempo que indicó que es difícil precisar cuáles son los nexos que podrían unir la actividad turística con el medio ambiente.

Aún así, y pese a su falta de concreción, la referencia al equilibrio con la naturaleza se asume como una necesidad y como un condicionante básico. Tanto es así que la propia Organización Mundial del Turismo (OMT) consideró en 1996 que la sostenibilidad debe incluir la calidad de vida para las comunidades receptoras y el mantenimiento de los recursos naturales y sociales.

El turismo se ha convertido por tanto en una inestimable fuente de ingresos tanto para residentes como para las administraciones, lo que no es óbice, según el ponente, para que se intente mitigar su impacto negativo.

Crecimiento constante

El codirector del curso dio algunas claves que definen el modelo turístico canario. Entre ellas figuran el constante crecimiento del volumen de turistas, en paralelo a la capacidad de alojamiento; la existencia de zonas turísticas consolidadas que superan la capacidad de carga; la sobreexplotación de los recursos naturales; el atraso tecnológico; la extensión y especulación inmobiliaria y urbana y, también, el despilfarro y la malversación de recursos, orientado a un crecimiento continuado que produce masificación en los ámbitos litorales.

Para el geógrafo, existe un riesgo de desprestigio, que implicaría ofrecer una oferta estandarizada con bajos niveles de calidad. Por ello, "Canarias vive con la amenaza de nuevos destinos turísticos y de reposición de segmentos de escaso poder adquisitivo". En este punto, señaló que se corre el riesgo de caer en la "benidormización de las Islas".

MEDIO AMBIENTE