Actualidad

Arias Cañete aboga por coordinar las políticas agrarias de las autonomías

El ministro y el consejero autonómico del área abrieron en Tenerife el amplio debate social impulsado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en todo el país para "potenciar los aspectos que unen a las distintas comunidades autónomas de cara a conquistar mercados".

EL DÍA, S/C de Tenerife
24/jul/02 2:42 AM
Edición impresa

El Libro Blanco de la Agricultura y el Desarrollo Rural es necesario para definir una política agraria nacional que coordine las políticas autonómicas, según puso de manifiesto ayer el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Miguel Ángel Arias Cañete, en la jornada celebrada en Santa Cruz de Tenerife sobre dicha iniciativa.

Asimismo, señaló que dicho libro no va a encontrar resistencia ni recelos en los ámbitos nacionales ni autonómicos y apuntó que las propuestas recogidas en él y las estrategias de cambio planteadas respetarán el modelo autonómico, lo consolidarán y reforzarán.

Al respecto, señaló que "parece lógico que 17 políticas autonómicas y una nacional serán más efectivas, que las 17 independientemente, potenciando los aspectos que nos unen y permiten conquistar mercados".

Arias Cañete insistió en la necesidad de regular criterios generales de actuación y dijo que sería contradictorio que España, que ha defendido la cohesión, tuviese un déficit en este área en su política interna. Puntualizó que la aplicación de la política agraria común (PAC) ha generado efectos "asimétricos" y ha puesto de manifiesto la vulnerabilidad de ciertas regiones.

El ministro indicó que en la reforma de la PAC, que se realizará a medio plazo, se pretende una agricultura más eficiente y abierta a los mercados, compatible con factores como el medioambiente, la calidad y seguridad alimentaria y la ocupación territorial.

Respetar las singularidades

Este papel multifuncional de la agricultura, agregó, estaba reconocido en la Agenda 2000, aunque se había avanzado poco en su ejecución y por ello la propuesta de la comisión para hacer esta revisión ha evolucionado "mucho más en este aspecto". Dijo que también ha planteado unas posibles salidas acopladas de la producción que reconocen las múltiples funciones de la agricultura en la sociedad. El ministro indicó que su departamento está analizando la repercusión de esta propuesta para España y realizará una propuesta de modificación, ya que el "desacoplamiento" total "no es coherente" y aboga por una modificación parcial que reconozca los otros servicios de la agricultura, pero sin olvidar la productividad agraria y la competitividad de la agricultura española.

Repitió que el Gobierno es consciente de que las regiones ultraperiféricas requieren un trato especial y subrayó que mantendrá contactos con Francia y Portugal para mantener una posición unánime en las negociaciones.

Insistió en que intentará que se aluda a la especificidad de las Islas, pero también que se matice que no aplicará la modulación de las ayudas, pero que sí se beneficie en los fondos de desarrollo rural que reparta el Gobierno español. Al respecto, insistió en su deseo de que exista una declaración específica para ello en el territorio insular canario".