Santa Cruz de Tenerife

Las ventas en la rambla de Pulido caen un 35% por el cierre de la calle

El presidente de los comerciantes de esta zona ha solicitado una reunión con el director general de Comercio del Gobierno Autónomo para pedir una subvención con la que hacer frente a los créditos pendientes.

EL DÍA, S/C de Tenerife
24/jul/02 2:44 AM
Edición impresa

El cierre de una parte de la rambla de Pulido, en pleno centro de Santa Cruz, ha hecho caer en picado las ventas de los pequeños comerciantes de la zona en hasta un 35% con respecto a la misma época del año anterior, según explicó ayer a EL DÍA el presidente de la asociación de comerciantes Zona Rambla, Constantino Rizópoulos.

"Nosotros hemos sufrido un doble temporal", aseguró Rizópoulos, quien se quejó de que este colectivo ha sido ignorado por el área de Infraestructuras del Ayuntamiento en las conversaciones que ha mantenido sobre la reapertura de esta céntrica vía de la Capital.

El presidente de Zona Rambla informó, además, de que ha solicitado una reunión con la Dirección General de Comercio del Gobierno Autónomo para pedir una subvención a fondo perdido para que los comerciantes puedan hacer frente a los créditos bancarios que habían solicitado para sacar adelante sus negocios.

Apoyo de Fedeco

En este sentido, a preguntas de este periódico, el presidente de la Federación de Comercio de Tenerife (Fedeco), Luis de Miguel, reconoció la preocupación de esta organización por la situación en la rambla de Pulido, "que llevan tres meses sufriendo las consecuencias del temporal y están muy afectados".

De Miguel aseguró que por esta zona de la Capital "han dejado de pasar coches y personas, lo que viene a sumarse a los efectos del 31 de marzo y a la situación económica general".

Por otra parte, en otro de los espacios tradicionales del pequeño comercio de la Ciudad, el centro, la situación, si ser especialmente buena, no es del todo mala.

Zona Centro

Según explicó el presidente de Zona Centro, Juan Farizo, las ventas de este año han sido similares a las de 2001, aunque considera que "la recesión económica, unida a la bajada en el número de visitantes son factores que se están notando en el comercio de Santa Cruz".