Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El Gobierno británico respalda el acuerdo del 'brexit' leer

Ocho de cada diez voluntarios proceden del Área Metropolitana

El Cabildo presentó ayer un estudio sobre el voluntariado tinerfeño que revela su desigual distribución territorial. De las 769 personas censadas, la mayoría mujeres, únicamente 25 de ellas se muestran dispuestas a colaborar en proyectos sociales desarrollados en la zona Sur.

EL DÍA, S/C de Tenerife
24/jul/02 12:05 PM
Edición impresa

La distribución territorial de las labores de voluntariado en la Isla no es, ni mucho menos, homogénea, según demuestra un estudio presentado ayer por el Cabildo de Tenerife. Nada menos que el 82 por ciento de las personas que dedican parte de su tiempo a ayudar a discapacitados, enfermos, inmigrantes, ancianos u otros colectivos residen en el área compuesta por los municipios de Santa Cruz, La Laguna, Tegueste y El Rosario.

No es de extrañar, por tanto, que el 77 por ciento del voluntariado, según muestra el informe, prefiera colaborar en la Capital o en sus inmediaciones para poder compatibilizar su labor solidaria con sus estudios o trabajos.

De hecho, 590 voluntarios de los 769 censados por el Cabildo eligen esta zona para colaborar en distintas proyectos sociales, mientras que únicamente 25 de ellos se muestran dispuestos a hacerlo en el Sur de la Isla.

El resto se reparte entre los municipios norteños, a los que se dedican 53 voluntarios, y varios proyectos humanitarios fuera del país, protagonistas de 43 de las solicitudes efectuadas.

Joven y preparada

Combinando esos datos con otros que ofrece el informe, bien podría decirse que el perfil del voluntario tinerfeño responde al de una estudiante universitaria menor de treinta años y vecina del área metropolitana.

La variable sexo muestra que tres de cada cuatro personas interesadas en estas labores altruistas son mujeres; si es la edad lo que se tiene en cuenta, que el 69 por ciento del voluntariado tiene entre 20 y 35 años. Además, tres de cada diez son estudiantes universitarios y más de la mitad del total han superado la formación básica.

Sobre las motivaciones que les llevan a ofrecerse como voluntarios, el informe detecta que el 85 por ciento de ellos quiere serlo en el ámbito social, ayudando a mujeres, discapacitados, enfermos, inmigrantes o minorías étnicas, mientras que la ayuda a toxicómanos, alcohólicos y delincuentes están en los últimos puestos de preferencias de los voluntarios.

Por último, siete de cada diez voluntarios se muestran muy satisfechos de su participación en estos proyectos de ayuda social, frente a un tres por ciento que se considera insatisfecho, aunque un 37 por ciento de los que abandonan el voluntariado no lo hace por desencanto, sino por razones de incompatibilidad con el trabajo o estudios.