Hora última

50 años de la muerte de Eva Perón


COLPISA, Buenos Aires
26/jul/02 2:50 AM
Edición impresa

Con nostalgia por una época de sueños de grandeza, sumada a la tristeza por una crisis económica que ahoga a la población, los argentinos conmemorarán hoy el 50 aniversario de la muerte de Eva Perón, la "abanderada de los pobres", amada y odiada por igual en su tiempo, y transformada, con los años, en la máxima leyenda de la historia del país.

En cada ciudad de Argentina se inauguran estos días monumentos y exposiciones en homenaje a la segunda esposa del general Juan Perón, mientras los principales líderes del peronismo aprovecharán la ocasión para convocar actos de campaña, como parte de la pelea electoral por llegar a la presidencia que los enfrenta a la unidad por la que luchó Evita.

Las muestras de fervor popular no llegarán, ni remotamente, a los momentos que se vivieron a partir de las 20:25 del 26 de julio de 1952, cuando un escueto comunicado del Gobierno dio cuenta que la esposa de Perón había "pasado a la inmortalidad". Se calcula que en esos días cuatro millones de personas se volcaron a las calles de Buenos Aires para despedir sus restos.

El recuerdo a la "líder espiritual del peronismo" será, esta vez, austero, ya que la ilusión del país sin pobres, posible en los años 40 en una Argentina que desbordaba riquezas, se hizo añicos, en buena medida, por la acción de los sucesivos gobiernos peronistas.