Sucesos

El hombre que se quemó con su esposa en Güímar intentó secuestrarla antes

El supuesto homicida, que practicó la lucha canaria, en un primer momento quiso meterla en el coche. Al no conseguirlo, la atrajo hacia el portal de la vivienda, donde la roció con gasolina y le prendió fuego, abrazándose después a ella. La pareja estaba en trámites de separación.

EL DÍA, S/C de Tenerife
26/jul/02 9:42 AM
Edición impresa

La pareja, que resultó con quemaduras en el 85% de sus cuerpos el pasado miércoles en la entrada del edificio de apartamentos Tiuna, del Puertito de Güímar, ha sido identificada como I.M.A.L., de 47 años, natural de Arafo y conocido como "El Can", ya que fue luchador de lucha canaria en los clubes Chimisay, Añaterve y Agache, y su esposa M.S.D.M., de 44 años. Ambos iban a ser trasladados al Hospital de Quemados de Sevilla, aunque las fuentes sanitarias consultadas por EL DÍA señalaban que la gravedad de las lesiones hacían presagiar lo peor.

Los hechos se producían sobre las 21:45 horas del miércoles en la calle Lepanto del barrio costero de Güímar, cuando el hombre, supuestamente, roció con gasolina a su esposa, de la que estaba en trámites de separación, y con un mechero le prendió fuego. A continuación se abrazó a ella, por lo que él también ardió.

Según los testigos consultados por EL DÍA, la mujer se fue de Arafo huyendo de su marido, pero éste la localizó. La víctima, incluso, dejaba su coche en las afueras del Puertito de Güímar con el fin de despistarlo. Finalmente, parece que la halló y averiguó el domicilio donde vivía y se quedó a dormir en un pasillo exterior de la vivienda. El miércoles pasado intentó meterla por la fuerza en su vehículo a través de ambas puertas, cosa que no consiguió, por lo que optó por llevarla al portal del edificio. A continuación, los testigos vieron a la mujer en llamas y corriendo, mientras que él la seguía a unos dos metros, todo ello a pesar de que un vecino intentó evitar que la quemara. Finalmente, uno de los cuatro hijos de la pareja, de unos 20 años, bajó corriendo y le propinó dos golpes al padre. Dos jóvenes que se hallaban en el lugar fueron los primeros en intentar apagar las llamas con sus ropas y otras que les arrojaron algunos vecinos.

En el lugar se personó rápidamente la Policía Local de Güímar, que se hallaba en el lugar por las fiestas de la localidad, y personal médico, que prestó los primeros auxilios a los quemados.

Las primeras investigaciones efectuadas por el equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil apuntan posibles desavenencias entre la pareja, que se encontraba en trámites de separación. Ambos vivían en lugares distintos desde hacía poco tiempo. Viene a corroborar esta hipótesis el hecho de que la mujer había denunciado el pasado día 21 ante el cuartel de Güímar que su esposo la insultaba y amenazaba de forma leve cuando se encontraban en la calle.

El hombre ha sido acusado de homicidio en grado de tentativa.