Vivir

Proyecto Hombre ha logrado deshabituar del consumo de drogas a 347 jóvenes

El programa Nova se vislumbra como una estructura fuerte para trabajar en la prevención con jóvenes y adolescentes y en la asistencia ante problemas de consumo de estupefacientes.

EFE, S/C de Tenerife
26/jul/02 2:52 AM
Edición impresa

Un total de 347 personas que han recibido tratamiento contra las drogodependencias en la fundación Proyecto Hombre desde su instalación en Canarias hace doce años se han rehabilitado totalmente y, de ellas, 61 fueron dadas de alta el pasado año.

Estos datos figuran en la memoria de Proyecto Hombre correspondiente a 2001, presentada ayer por el presidente de la fundación, Antonio Hernández, y el director coordinador, Jorge Gil Tadeo, en un acto en el que estuvo presente el director general de Drogodependencias del Gobierno de Canarias, Rafael de Saja.

El director coordinador afirmó que del programa tradicional, que es el que atiende personas politoxicómanas con un consumo asociado a la marginalidad, se dio de alta terapéutica a 43 pacientes de los 94 que fueron atendidos en el programa de reinserción.

Gil Tadeo se refirió al programa Garoé, que atiende a personas mayores de 22 años, consumidores básicamente de cocaína, alcohol o tabaco, y cuyo consumo está relacionado con el ámbito festivo y el rendimiento laboral, y en el que se dieron las ocho primeras altas el pasado año.

La falta de conciencia ante su adicción también se produce en los adolescentes, que consumen drogas, creyendo que al ser sólo los fines de semana, piensan que no les afecta y que no están enganchados.

Esta idea, agregó el coordinador de los programas de esta ONG, es equivocada, porque el daño se está produciendo y por ello se puso en marcha dentro del Proyecto Hombre, el programa Nova destinado a jóvenes entre 14 y 22 años, en el que se ha atendido a más de cien menores junto a sus familias.

En la provincia de Santa Cruz de Tenerife se ha podido dar de alta a diez menores, con un tratamiento que es más educativo que terapéutico, y en el que se intenta que los períodos de internamientos sean breves y que la familia esté totalmente involucrada.

El especialista agregó que lo que se pretende es que el joven sea consciente de que el tiempo libre es un valor y consideró que el incremento que se está produciendo en el consumo de drogas en los adolescentes es porque éstos tienen mayor poder adquisitivo y se prima el placer más que el esfuerzo.

Señaló que las campañas contra el consumo drogas de diseño o incluso las noticias sobre las muertes de jóvenes no han servido para disminuir el número de casos, pero si para desatar la alarma y sacar a la luz pública un problema que existe desde hace años.

"Las muertes siempre se han dado pero antes se les atribuía a un infarto o a otra dolencia" dijo Gil Tadeo, quién manifestó que, una vez que está el problema planteado, lo que es necesario es buscar la solución, porque, señaló, está convencido de que cualquier drogodependiente puede curarse.

El presidente de la fundación Proyecto Hombre, Antonio Hernández, indicó que la mejor noticia es que 61 jóvenes se han rehabilitado.

Rafael de Saja afirmó que organizaciones como Proyecto de Hombre motivan que la utopía sea realidad.