Actualidad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El asesino de Pioz cumplirá prisión permanente revisable leer

El Papa canoniza hoy al Hermano Pedro

La expedición tinerfeña esperó en la calle el paso de Juan Pablo II mientras entonaba la isa "Virgen de Candelaria" .

PEDRO ALEMANY
30/jul/02 3:01 AM
Edición impresa

(enviado especial a Guatemala)

El Papa Juan Pablo II llegó anoche (hora canaria) a la base militar de la Fuerza Aérea Guatemalteca para celebrar hoy, a partir de las 15:45 (hora insular), la canonización del Hermano Pedro.

Procedente de Toronto (Canadá), en donde participó en la Jornada Mundial de la Juventud, y con evidentes signos de cansancio, Su Santidad bajó del avión en la ya habitual plataforma hidráulica y fue conducido hasta el estrado habilitado en la pista de aterrizaje. Allí le esperaban las primeras autoridades internacionales, entre las que se encontraban el delegado del Gobierno en Canarias, Antonio López; el jefe del Ejecutivo Autonómico, Román Rodríguez, y el presidente del Cabildo tinerfeño, Ricardo Melchior, entre otros. Pese a las diferencias suscitadas entre López y Rodríguez por ver quién representaba al Estado español, finalmente el Papa no saludó a ninguno de los dos, al encontrarse situados en una alejada tercera fila. El turno de intervenciones lo abrió el presidente guatemalteco, Alfonso Portillo, quien, pese a los numerosos problemas de sonidos, logró hacerse escuchar y definió al Papa como "símbolo universal de paz, porque con humildad ha pedido perdón y con valentía y amor lo ha otorgado. Es el símbolo de la reconciliación de la humanidad".
En su respuesta, Juan Pablo II leyó un discurso en español en el que recordó el origen del "Hermano Pedro de San José de Betancur, hijo de la isla canaria de Tenerife, el cual, impulsado por un gran espíritu misionero, vino a Guatemala, entregándose al servicio de los pobres y necesitados".
Respecto a la eucaristía de hoy, el Papa dijo que "esta celebración ha de ser un verdadero momento de gracia y renovación para Guatemala. En efecto, el ejemplo de su vida y la elocuencia de su mensaje son un valioso aporte a la construcción de la sociedad que se abre ahora a los desafíos del tercer milenio".
En el trayecto comprendido entre la base aérea y la Nunciatura apostólica, donde pernoctó, miles de fieles se agolpaban para aclamar al Obispo de Roma. Entre ellos, destacaba una numerosa representación de peregrinos canarios que entonaban la popular isa "Virgen de Candelaria".