Actualidad

Mohamed VI reclama Ceuta y Melilla

El monarca marroquí hizo estas afirmaciones en Tánger, en el marco del discurso que pronunció con motivo de la Fiesta del Trono que se celebró en el conjunto del país.

COLPISA, Rabat
31/jul/02 3:05 AM
Edición impresa

El rey de Marruecos, Mohamed VI, aseguró ayer que su país tiene el "derecho legítimo" de "reclamar" a España que "ponga fin a la ocupación de Ceuta, Melilla y de las islas vecinas". Ocho días después de que Madrid y Rabat ratificaran el acuerdo para poner fin al conflicto de Perejil, el monarca alauí hizo estas afirmaciones, en Tánger, en el marco del discurso que pronunció con motivo de la Fiesta del Trono que se celebró en el conjunto del país.

Acompañado de su hermano Moulay Rachid, el monarca leyó un discurso, que fue retransmitido por las radios y las televisiones nacionales, en el que abordó aspectos fundamentales de la política interior y exterior marroquí y de la situación internacional.

Como era de esperar, el rey de Marruecos destacó en su intervención la problemática de las relaciones diplomáticas con España y el conflicto del Sáhara occidental, que desde hace 27 años opone a Rabat con los independentistas del Frente Polisario y Argelia.

En su discurso institucional, que duró unos 40 minutos, Mohamed VI, que fue proclamado rey hace tres años, hizo saber a las autoridades españolas que "Marruecos está dispuesto a debatir todos los problemas" de carácter bilateral "desde una visión prospectiva y con un diálogo franco entre los dos países". "Desgraciadamente - aseguró - , no hemos encontrados orejas atentas en la parte española con relación a los presidios" de Ceuta, Melilla y otros enclaves españoles en el norte de Marruecos, que se han convertido, según el monarca, "en centros que perjudican la economía nacional y son núcleos de emigración clandestina". En este sentido, hizo saber el rey su pesar y descontento porque Madrid siempre se ha negado a aceptar una propuesta de Hassan II que contemplaba la puesta en marcha de una célula de reflexión hispano-marroquí para debatir la problemática de los enclaves españoles en el norte del reino alauita. En clara referencia al conflicto de Perejil, el soberano alauí advirtió a Madrid que tiene que "definir claramente el tipo de relaciones que desea establecer con Marruecos, teniendo en cuenta las exigencias de la evolución que conocen ambos países y los intereses vitales en el presente y en el futuro".