Dinero y Trabajo
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La Noche en Blanco se aplaza al 1 de diciembre leer

Acciona, participada por la canaria Armas, es la nueva propietaria de Trasmediterránea

En declaraciones a EL DÍA , el vicepresidente de Acciona, Juan Sáez, rechazó que el cambio de manos conlleve una disminución en el número de buques o en la frecuencia de las líneas y anunció la posibilidad de incrementar la flota en función de la demanda en las Islas.

EL DÍA, Tenerife/Madrid
31/jul/02 3:06 AM
Edición impresa

El consejo de administración de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) adjudicó ayer el 95,2% de Trasmediterránea actualmente en su poder al consorcio encabezado por la constructora Acciona y al que pertenece el canario Grupo Armas por 259 millones de euros, anunció ayer su presidente, Ignacio Ruiz - Jarabo.

El consorcio adjudicatario deberá lanzar una Oferta Pública de Adquisición (OPA) sobre el 100% del capital a un precio de 45 euros por título, lo que supondría un desembolso de 272 millones si todos los accionistas minoritarios deciden comprar.

Ruiz - Jarabo informó, en rueda de Prensa, de que la entidad prevé "mejorar los tiempos de travesía y los servicios a bordo" en las líneas entre Península y Canarias, así como "explotar rutas entre el Archipiélago y el Sur de la Península con la costa Oeste de África". Además, explicó que en el caso de producirse conflicto de intereses entre las líneas de Trasmediterránea y de alguna de las sociedades del Grupo Acciona, "la corrección nunca se realizará con el cambio de Trasmediterránea, se producirá, en todo caso, en las actividades realizadas por la empresa socio".

El capital del consorcio ganador se reparte entre Acciona (55%), Caja de Ahorros del Mediterráneo (15%), Grupo Matutes (12%), Grupo Aznar, (10%) y Grupo Armas (8%), que participa a través de su filial Naviera Armas. Acciona SA, a través de su filial Sociedad Constructora Ferroviaria, cotiza en Bolsa y está incluida en el Ibex - 35, índice que incluye a las 35 empresas más fuertes del parqué madrileño.

El consorcio comprador, que cuenta con fondos propios por valor de 1.962 millones de euros y asume una deuda de 210 millones de euros, formulará una Oferta Pública de Adquisición de Acciones (OPA) para la totalidad de las mismas a un precio de 45 euros por acción. Una vez que el Consejo de Ministros dé el visto bueno a la privatización, tras el dictamen del Consejo Consultivo de Privatizaciones, la OPA podría formularse "a finales de octubre o a principios de noviembre", según informó el presidente SEPI. Una vez finalizada la OPA, el nuevo propietario deberá optar por excluirla de Bolsa o por mantenerla, siempre que eleve su liquidez.

Si se opta por sacarla de Bolsa, el consorcio adjudicatario deberá formular una OPA de exclusión al mismo precio que la primera oferta. Sáez aseguró ayer que los nuevos propietarios no han tomado aún una decisión sobre la presencia de Trasmediterránea en Bolsa.

El mejor plan

El plan industrial de la oferta ganadora pretende convertir a la naviera en líder europeo en el sector de ferrys y desarrollar su potencial de crecimiento.

Ruiz - Jarabo calificó de "sólido y solvente" al grupo adjudicatario, que compitió con otras cinco ofertas vinculantes presentadas el pasado diez de junio en el tramo final del concurso, iniciado el dos de octubre de 2001, e indicó que la propuesta "incorpora el mejor precio a la vez que el mejor plan industrial", así como "una diferencia muy significativa en el precio de compra". "Acciona se compromete a aportar un aval bancario de siete millones de euros por cada uno de los cinco requisitos mínimos. Aportan como una garantía del resto del plan industrial una garantía adicional de otros siete millones de euros, también con aval bancario", señaló el presidente de la SEPI. El grupo comprador asume la obligación de mantener hasta enero de 2008 la plantilla fija y las condiciones laborales existentes, tras al acuerdo ratificado por los sindicatos el pasado seis de junio. Además, también se compromete a mantener la unidad de la empresa, la sede social en territorio nacional, una participación mínima que asegure la mayoría y el control de la compañía y los fondos propios a fecha de 2001.

Juan Sáez aseguró que el consorcio adjudicatario "no se plantea cambiar al equipo directivo" y adelantó que el actual presidente, Miguel Ángel Fernández Villamandos, continuará en el cargo "si quiere seguir". Sobre el cambio del banco asesor, el presidente de la SEPI explicó que JP Morgan ha analizado la "predecisión" adoptada por el grupo público, fase a la que no había llegado el SCH Investments.

Ruiz - Jarabo negó que la presencia del ex ministro de Asuntos Exteriores, Abel Matutes, en la oferta ganadora haya influido en la elección, como apunta el PSOE.