Última
EL POSTIGO ISLEÑO DORY MERINO

Tú también puedes ser santo


31/jul/02 3:08 AM
Edición impresa

TENEMOS SUERTE de ser testigos de una canonización y comprobar que es un hecho palpable de la existencia de Dios. No es un rito más, ni se trata de engrosar la lista de los santos de la Iglesia. Es una ratificación de que nos espera otra vida, tanto para los que lo acepten como para los que prefieran vivir de espaldas a esa realidad.

Pese a todo, ante estos hechos caben dos posturas: ser simples espectadores de un acontecimiento que congrega a miles de personas junto al Papa o reflexionar con quién quiero pasar yo la eternidad.

¡Fuera las mentalidades pueriles que presentan el cielo como un lugar aburrido, lleno de "beatas de negro"! Aplican teorías racionalistas y pretenden desterrar lo que no pueden demostrar.

Por el contrario, ese perfecto lugar lo conforman los que en la tierra han peleado por vivir en grado heroico todas las virtudes y, por ende, han hecho la vida más agradable a sus contemporáneos a base de darse generosamente para hacer felices a los demás. ¡Chapó!

Si así se han comportado en "este valle de lágrimas", ¡qué maravilla será estar con ellos en un mundo de perfección en el que todos contemplan a Dios que les ha quitado todo resto de imperfección!

Miles de caminos llevan al Cielo, lo importante es que cada uno elija el suyo siguiendo al único modelo, que se encarnó para señalarnos la ruta.

Está todo escrito. El ejemplo de los santos demuestra que no es fácil, pero sí asequible para todos los que quieran hacer vida el Evangelio. ¡Ánimo!

EL POSTIGO ISLEÑO DORY MERINO