Actualidad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La costa de Tacoronte recupera la normalidad y las familias regresan a sus viviendas leer

Masacre en Jerusalén

Siete muertos y más de 80 heridos en la Universidad Hebrea en un atentado reivindicado por Hamas. Un terrorista dejó un paquete bomba sobre una mesa de la cafetería.

COLPISA, Jerusalén
1/ago/02 3:08 AM
Edición impresa

La explosión de un paquete bomba que alguien colocó en una mesa de la cafetería de la Universidad Hebrea de Jerusalén se cobró la vida ayer de siete personas y dejó heridas a más de 80, catorce de ellas en estado muy grave.

El atentado ocurrió a las 13.45. En ese momento la cafetería estaba llena de estudiantes que almorzaban. El año académico terminó en junio, pero la Universidad sigue abierta para los cursos de verano y para los estudiantes que quieren matricularse.

Hasta últimas horas de ayer no estaba claro si el autor del atentado consiguió infiltrarse desde un pueblo vecino o entró por los accesos ordinarios. En cualquier caso, la explosión revela que la seguridad falló y que el autor del atentado fue capaz de llegar al corazón de la Universidad con un paquete bomba.

Las medidas de seguridad que aplica Israel son extremas, pero también es cierto que ni el Ejército ni la Policía se han mostrado capaces de impermeabilizar el país.

Pese al toque de queda que afecta a siete ciudades de Cisjordania, los militantes radicales son capaces de pasar una y otra vez a Israel y cometer atentados con la mayor impunidad.

La cafetería se halla en un edificio que no tiene acceso directo por carretera, algo que dificultó enormemente las tareas de salvamento, ya que las ambulancias tuvieron que esperar a varios cientos de metros.

Oshrit, una estudiante que sobrevivió al atentado se quejó de la seguridad. "Es cierto que hay guardas en casi todos los edificios, pero se limitan a mirar por encima los bolsos y eso es todo".

Escena indescriptible

"Yo iba a comer cuando hubo una tremenda explosión. Todo se movió, entré en la cafetería y vi a la gente en el suelo llorando y cubiertos de sangre. La explosión les había arrancado la ropa. La escena era indescriptible", dijo Alastair Goldrein, de 19 años.

En un principio se pensó que se trataba de un atentado suicida, pero poco después fue reivindicado por Hamas, que especificó que el comando simplemente había colocado una bomba y huyó antes de la explosión.

Inmediatamente la Policía detuvo a todos los estudiantes árabes que había en la Universidad para interrogarlos.

Un portavoz de Hamas manifestó en Gaza que el atentado era "la primera respuesta" al asesinato de Saleh Shahada, líder de las milicias de Hamas, ocurrido hace diez días en Gaza, y en el que también murieron una quincena de civiles, casi todos niños. "Si los israelíes matan a civiles, nosotros mataremos a civiles", sentenció.