Tenerife Norte
LA RANILLA HERZOG

Sopor veraniego


4/ago/02 18:27 PM
Edición impresa

UN SOPLO GRIS recorre las estancias de un verano, húmedo e intratable. Los colores se hacen de rogar en el cielo, un vahído en suspensión disipa los tonos azules, tímidos y sensuales del crepúsculo matutino que se asoma a la ventana de los sueños.

Las ausencias y los silencios pesan como losas que acentúan la monotonía acompasada de los segundos, de un tiempo que parece interminable, pero que es tan efímero como un suspiro, como un guiño de complicidad no correspondida.

LA RANILLA HERZOG